Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Yo Soy William Marrion Branham

Yo Soy MP3 - William Marrion Branham

60-1124

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
El este ha avanzado hasta cierto lugar; la civilización ha venido del este hacia el oeste. Nosotros estamos ahora en la costa del occidente. Si seguimos más adelante, regresaremos de nuevo al este. Estamos en el tiempo del fin. Las barcas se están despedazando. Las civilizaciones se están derrumbando. Las iglesias se están destruyendo. Esa alabanza que fue escrita hace años: “Naciones confusas, Israel despertando”. Ella ahora es una nación propia. Israel está en su tierra natal. “Son señales que el profeta habló. Los días gentiles cargados de horrores, contados han sido; oh vuelve a tu reino Israel”. Este no es el tiempo para enfriarse; este es el tiempo para calentarse. Este es el tiempo para las reuniones de oración. Estamos entrando en la edad de Laodicea. Es tiempo para venir a Dios, tiempo para un avivamiento. Cuando encontré al Hermano Lyle, allá, hace un rato, él dijo: “Hermano Branham, hay ahora una señal de avivamiento aquí en cada reunión”. ¡Gracias a Dios! Eso es lo que queremos. “¡Oh Dios, envía el poder ahora mismo!” Queremos un avivamiento, no una unión de iglesias, sino un avivamiento, revivir lo que está en nosotros.

Esos discípulos (no cometamos el mismo error que ellos cometieron), mientras todas las esperanzas se habían perdido, ellos pensaron que nunca más tendrían un avivamiento, que ellos nunca más en su vida verían a Jesús, mientras ellos estuvieran aquí. Pero allí en la hora más oscura, cuando todas las esperanzas se habían perdido, El vino andando a ellos, sobre el agua. El viene andando hacia nosotros hoy en día, andando sobre el agua. Apocalipsis 17:15 dice: “Las aguas que has visto, son muchedumbres de pueblos”. Cuando vemos a Jesucristo, el Hijo de Dios resucitado, andando, obrando entre Su pueblo, haciendo las mismas cosas que El hizo en el pasado. Esos discípulos y demás, lo reconocieron que era el Mesías. Conmovió sus corazones. Debería conmover nuestros corazones. Pero no cometamos el error que ellos cometieron en el mar de Galilea esa noche. La única cosa que los podía ayudar, la única cosa que los podía salvar, la única cosa que los podía liberar, ellos le tenían miedo, y ellos pensaron que era un fantasma. Eso es exactamente correcto. No cometamos el mismo error. Si El, El quien es omnipresente siendo omnipotente, El que conoce y oye ahora, ¡si únicamente anduviera entre Su pueblo esta noche, si El únicamente hiciera las cosas que El hizo en ese entonces!, para que Uds. puedan ver que este Evangelio que estamos predicando, no es una teología hecha por el hombre, no es una teoría hecha por el hombre, sino que es el poder de la resurrección de Jesucristo andando entre Su pueblo. No tengan miedo de El. Es la única cosa que los puede ayudar.

Cuando Uds. oigan a la gente decir: “Los días de los milagros ya han pasado. El Espíritu Santo no es como solía ser”, no crean Uds. eso. Cristo resucitó de los muertos; El vive esta noche. Mi oración es que El ande entre nosotros esta noche, y obre, y sane a los enfermos y haga las mismas cosas que El hizo en ese entonces, mostrándonos que El está con nosotros, que El es el mismo. “¡No temáis, Yo soy!” Oh, dicen: “Ese–ese hombre tiene una mente poderosa. Esa mujer tiene...” No es eso; no es sicología. Toda esta gente es gente común. Y no importa cuánto Cristo me unja, El los tiene que ungir a Uds. también, para que lo crean. “Muchos milagros El no pudo hacer a causa de la incredulidad de ellos, en Su propia ciudad”. El los tiene que ungir a Uds. igual que me unge a mí. Si El viene en esta noche y nos unge a todos, ¡oh!, eso es lo que quiero ver, es la unción del Espíritu Santo en la iglesia, sobre la gente, ¡Cristo! Luego la gente dirá....

Pablo dijo, el gran San Pablo dijo: “Si todos están reunidos, y uno habla en lenguas y nadie interpreta, si el indocto entra, entonces el indocto saldrá y dirá: ‘Todos Uds. están locos’”, en otras palabras, dementes; todos hablando en lenguas y ninguno interpreta. Pero dijo: “Si hay un profeta, y el que profetiza da a saber el secreto del corazón, entonces se postrará sobre el rostro y dirá: ‘Verdaderamente Dios está con vosotros’”. Pues siempre ha sido que el pueblo de Dios reconoce al profeta. La Biblia dice allí, Dios dijo: “Si hay un hombre entre vosotros que es espiritual, o un profeta, Yo el Señor me daré a conocer a él. Y lo que él diga, si se cumple, entonces oiganlo”. Esa es la razón que esos judíos de ese día estarán sin una excusa, porque ellos vieron que lo que Moisés dijo se cumplió en Jesucristo Lo que Isaías dijo, lo que el Antiguo Testamento dijo, fue vindicado en Jesucristo. Y El fue el Profeta, y El dijo la verdad, y Dios mostró Su señal. Pero por supuesto, sabemos que ellos tenían que ser cegados, porque nosotros no hubiéramos tenido oportunidad. Pero ellos fueron cegados para que nosotros pudiéramos tener oportunidad.

Así que si el tronco fue Santo, y nosotros somos una vid injertada, más nos valdría vigilar cómo andamos. No seamos hijos de la noche; andemos en el día. Y si el Espíritu Santo viene esta noche, levanta a Jesús de los muertos... El prometió: “Todavía un poco, y el incrédulo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque Yo (y Yo es un pronombre personal), Yo estaré con vosotros, aun en vosotros hasta el fin del mundo”, la consumación. “Yo estaré con vosotros aun en vosotros hasta el fin del mundo. Y las cosas que Yo hago, vosotros las haréis también”. ¿No es esa una promesa? Es una promesa, pero, ¿funcionará? Esa es la cosa. Si eso funciona, entonces todo funciona. Si El puede probar que está vivo... Y El puede probar que está vivo, si Uds. lo dejan que El lo pruebe en Uds., y yo lo dejo que El lo pruebe en mí, eso a Uds., y Uds. a mí, que El está vivo, entonces El está andando entre Su pueblo en esta noche en medio del agua, como El lo hizo en ese entonces. No tengamos miedo de El, pero creamos en El.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top