Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Volveos Al Norte MP3

Volveos Al Norte MP3 - William Marrion Branham
Volveos Al Norte MP3 - William Marrion Branham

61-0129

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Mientras estaba la otra mañana en esa reunión y yo mismo viendo que mi ministerio es un ministerio espiritual, pues no soy un buen predicador. Pero fíjense: en este respecto: cuando ellos hablan tocante a Carlos Price y él muriéndose allí, y el Hermano Shakarian profetizando que estas cosas se cumplirían, oh, mi espíritu se levantó dentro de mí, dijo: “¡Eso es!, ¡eso es!, ¡eso es! ¡Si ellos únicamente lo pudieran ver! ¡Eso es!” Estamos listos para subir y tomar la Tierra. Recuerden lo que dije tocante a los hospitales y demás; estamos listos para hacerlo, cuando Uds. los hijos de los contenciosos antiguos se reúnan. Oh, Uds. ministros aquí, Uds. hermanos aquí en Phoenix, derriben sus barreras denominacionales. ¡Arrepiéntanse y reciban un avivamiento de Pentecostés! Todos nos podemos unir...?... queremos, un avivamiento, el Espíritu Santo cayendo de nuevo en la iglesia, y que sea guiada por el Espíritu Santo. Dios está dispuesto a hacerlo. Suban y posean la Tierra. Pasen al lado de ellos. No–no argumenten con ellos. Si ellos no quieren venir, está bien. Está bien. Sigan adelante. “¿Cómo está Ud., hermano?” Pasen al lado de él. El es un creyente fronterizo. Eso es todo lo que él sabe, es quedarse en la frontera. De esa manera mucha gente es hoy en día. Todo lo que saben es la denominación de ellos: “Yo pertenezco a esto. Yo pertenezco a eso”.

Yo le pregunté a una mujer en una ocasión si ella era Cristiana. Ella dijo: “Quiero que entienda que yo prendo una vela cada noche”. ¡Como si eso tuviera algo que ver con lo que es Cristianismo! Otro hombre dijo, dijo: “Yo soy americano. Seguro que soy”. Eso no tiene más que ver con ello, que lo que un cerdo necesita una silla para montar de lado; eso no... no tiene más que ver con ello, que poner una silla para montar de lado en un cerdo. ¿Por qué? América no significa Cristianismo. El Cristianismo es una experiencia de nacer de nuevo, el Bautismo del Espíritu Santo...?... para compañerismo y amor y tolerancia. Y el Espíritu Santo toma control de la Iglesia y hace grandes cosas. Oh, seguro. Sí, señor. Yo pensé que yo sentía algo moviéndome para todos lados. Yo no sabía lo que era. Yo no estaba seguro si era yo que iba subiendo. Dijo: “Alguien está moviendo el estrado para todos lados”. Pensé: “Ahí voy”. ¿Ven? Yo pensé: “Señor, si yo me quedo con la Palabra, algún día El me llevará Arriba de todas maneras”....?... Sí, señor.

Poseer las promesas. “Porque para vosotros es la promesa y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. Cristianos, hermano, hermanas, hemos estado en esta tierra el tiempo suficiente. Hemos estado aquí en este monte. Hemos estado en este monte denominacional mucho tiempo ahora. Hemos estado aquí cuarenta años usando esto por evidencia, el hablar en lenguas (¡oh, hermanos!), cuando hay poderes que son desconocidos, cuando los recursos son inagotables: “Todo lo que pidas en Mi Nombre, eso haré. Pide todo al Padre en Mi Nombre y Yo lo haré”. ¡Amén! Sólo sanidad Divina, y hablar en lenguas, bueno, eso es–eso es sólo unas cuantas uvas que fueron traídas al regresar de la Tierra. ¡La Tierra es nuestra! Todo nos pertenece. No tengan miedo que el otro hombre les vaya a ganar allá. Sólo únanse con él y vayan allá. Esa es la manera de hacerlo. Y nosotros hemos estado en este monte por cuarenta años. Dejémoslo, y vayamos hacia la Tierra Prometida.

Escuche tambien el Mensaje Por que 28-01-61

Por Que MP3

Por Que MP3 - William Marrion Branham
Por Que MP3 - William Marrion Branham

61-0128

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Ahora, cuando la gente hoy en día... La razón que ellos no quieren esto, como yo dije el domingo, es porque eso los hace actuar un poquito diferente que lo que están acostumbrados a actuar. Ellos van... vienen a una iglesia Pentecostal, ellos dicen: “Bueno, oímos a esa gente cantar....” Como yo estaba observando a este muchacho aquí hace un rato. ¡Hermanos!, él estaba tan enredado allí, que no sabía en dónde estaba. Yo estaba observando sus pies. El tenía un pie enredado en el otro. Me parecía que él mismo se había atado en tantos nudos que tomaría cinco horas para salir de allí. Pero Dios lo ha de haber atado allí, pues él estaba parado de pies otra vez. Así que yo pensé: “¡Oh, qué cosa! Cómo me gusta perderme en el Espíritu de esa manera, y adorar en el Poder y alabanzas de Dios hasta que Ud. es llevado a una dimensión en la que Ud. no sabe nada al respecto”. Me gusta eso: ser llevado en el Espíritu de Dios.

Luego me fijé que esa gente... Un indocto entra y mira, dice: “¡Oh, qué cosa! ¡Mira nada más!” Si tan sólo estuviera en ese lugar con ellos sólo por unos cuantos minutos, ya nunca iba a querer nada de lo otro. Pero ellos–ellos–ellos lo tratan de duplicar. Ellos no lo pueden quitar de la Palabra, así que ellos tratan de duplicar el Nuevo Nacimiento. Ellos dicen que el Nuevo Nacimiento es cuando dice: “Yo creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Yo lo acepto como mi Salvador”. Ese no es un Nacimiento.

Un gran ministro en mi ciudad trajo una revista, no hace mucho tiempo, y él dijo: “Billy, te quiero preguntar algo”. Dijo: “Aquí está Fulano de tal”, y siguió hablando. El dijo: “Y tú ahora te metiste con los ‘santos rodadores’ [“aleluyas”]”. Y dijo: “Mira, yo digo que tú estás hablando aquí de un Nuevo Nacimiento”. Dijo: “¿No piensas que hemos nacido de nuevo?” Ellos creen que nacen de nuevo cuando ellos creen. “Bueno”, yo dije: “Cuán diferente es eso de la enseñanza de Pablo”. Y Pablo dijo en Gálatas 1:8: “Si un ángel del Cielo anunciare algo más, sea anatema”. Y Pablo les preguntó en Hechos 19: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo desde que creísteis?”; no cuando creísteis, sino “desde que creísteis”.

Ahora la cosa de eso es que están tratando de evadir ese Nuevo Nacimiento. Ellos–ellos tienen mucho prestigio. Ellos tienen mucho conocimiento mental. Cuando Uds. llegan a un lugar en el cual Uds. se sienten que son un poquito mejor que alguien más, cuando Uds. llegan a un lugar que Uds. piensan que su posición en la vida es un poquito más alta que la del otro, Uds. no lo van a recibir de todas maneras. Correcto. Pero hay una cosa tocante al Nacimiento Nuevo: hará que un esmoquin y unos overoles se abracen uno al otro, y se llamen uno al otro: “Hermano”. Hará que un vestido de algodón y un vestido de seda se abracen una a la otra y se llamen una a la otra: “Hermana”, cuando Ud. realmente habla en serio con Dios. Correcto.

Igual que el anciano de color allí en el Sur, en una ocasión. El dijo... El estaba contento y dijo: “Yo tengo una religión que se siente de corazón”, él le dijo a su patrón. Y él dijo: “Oh, no hay tal cosa como una religión que se siente de corazón”. El dijo: “Ud. sencillamente está errado en una porción, patrón. No hay tal cosa como una religión que se siente de corazón por lo que a Ud. respecta, ¿ve?” Y eso es correcto. Esa gente no sabe lo que es una religión que se siente de corazón. Ellos–ellos no saben... Ellos–ellos nunca la han alcanzado. Ellos dicen que no pueden dejar de beber, ellos no pueden dejar de fumar. Ellos no han tomado todavía la “toxina”. Ellos nunca la han probado. Ellos no saben lo que Ella hará por uno, hasta que la reciben una vez. Entonces cuando Ud. la recibe, Ud. sabe que algo sucedió, cuando la recibió. Ud. estaba allí, Ud. sabe todo al respecto. Ud. ha sido inoculado, y las cosas son diferentes entonces. Ud. llega a ser una nueva criatura en Cristo. ¡Amén!

Un día el patrón le dijo, le dijo: “Me gustaría recibir algo de esa religión que se siente de corazón”. Dijo: “En cualquier momento que Ud. la quiera, patrón”. Y él dijo que un día llovió. El dijo: “Bueno, está lloviendo hoy, Moisés. Me imagino que podemos... Me gustaría recibir un poco de esa religión que se siente de corazón, que te hace sentir muy contento, y estás cantando todo el tiempo”. Dijo: “Venga, patrón”. Y él fue allá, y fue al establo, y él dijo: “Mira, aquí está un buen lugar aquí en la paja. Nos podemos arrodillar y recibirla aquí”. El dijo: “No, Ud. no la recibe aquí, patrón”. El dijo: “Bueno, iremos allá al granero”. Así que fueron al granero. Era un lugar agradable y seco; no estaba lloviendo, era agradable, Uds. saben, la... como para dormir con la lluvia golpeteando sobre el techo. El dijo: “Pero, patrón, Ud. no la recibe aquí”. El dijo: “Moisés, ¿dónde la recibe uno?” Dijo: “Sígame”. El salió hasta llegar a la porqueriza, se arremangó las piernas de los pantalones hasta donde él podía, y comenzó a entrar en el lodo así. El dijo: “Venga, patrón”. Dijo: “¿Adónde vas?” Dijo: “Aquí es en donde Ud. la recibe. Aquí mismo”. El dijo: “Yo–yo–yo–yo no la quiero allí”. El dijo: “Yo no la quiero recibir allí”. Dijo: “Si Ud. no la quiere aquí, y no viene en estos términos, entonces Ud. no la va a recibir en lo absoluto”. Así que de esa manera es. Si Ud. no puede venir en los términos de Dios, Ud. no la recibirá de todas maneras. Ud. tiene que venir en los términos de Dios.

Escuche tambien el Mensaje Por Que 25-01-61

Por Que MP3

61-0125 Por Que MP3 - William Marrion Branham
61-0125 Por Que MP3 - William Marrion Branham

61-0125

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Él quiere que vayas a la iglesia, y le adores, y seas feliz, y satisfecho, dando alabanza, y honra, y gloria, y sabiduría, y poder y poder a Dios. Él quiere que hagas eso. Y ahora, ya sabes cuando estos mensajeros regresaron, y así ... Encontraron ... entraron a este rey y dijeron: "Un hombre nos envió de regreso y nos dijo tal cosa". Él dijo: "¿Quién era él? ¿Cómo estaba vestido?" Dijo: "Estaba peludo por todas partes y tenía un pedazo de cuero alrededor de sus lomos." Y él dijo: "Ese era el Elías, el profeta de Dios, el Tisbita". Oh hermano. Él sabía lo que vendría. No era porque no tuvieran un Dios. No fue porque no tuvieron un profeta. Pero era una forma estúpida del rey. Era su propio acto egoísta e impío, como su madre y su papá. Odiaba a aquel profeta. Y esa es la razón por la que hoy el juicio descansa sobre el mundo. No es porque no tenemos un Dios, no porque no tenemos profetas. Pero es porque el pueblo odia los caminos del Señor y ama los caminos del mundo. Es exactamente correcto. Es como un hombre, un paciente, muriendo en la puerta de un médico porque se niega a tomar su medicina. Es lo mismo. Él muere en la puerta del doctor con bastante medicina adentro para su caso, pero él rechaza tomarlo. Eso no es culpa del doctor. No es culpa del suero. Es culpa del hombre, porque no tomará el suero. Eso es todo.

Y eso es algo peligroso. Sin duda es. No se puede decir que el médico fue la causa de ello, y usted está justo en la puerta de su casa, no va a tomar su medicina, y aún así tiene algo. Ahora, usted dice, "¿Crees en tomar medicina?" Creo en todo lo que ayuda a la raza humana a ser piadoso. Ciertamente lo es. Exactamente lo es. Dígame por qué tenemos el - ¿qué haríamos hoy sin estas clínicas y hospitales y así sucesivamente? Ciertamente. Sé que hay algunos cerrados detrás de la puerta cuando empecé, pero ¿a dónde se dirigió todo? Mira, tienes que mirar algo sensible. Cualquier cosa ... Si - si la medicina, los hospitales no son de Dios, son anticristo. Quemarlos, sacarlos del país. Por supuesto. Pero es algo para ayudarte. Ciertamente. Pero ninguno de ellos puede curar. No hay medicina en el mundo, no hay médico ... Si lo es, es un curandero. No es un médico de verdad. Si un médico te dice que tienen medicina que te sanará, no sabe de qué está hablando. Mayo Brothers dice que no hay medicina en el mundo que te sanará. Dijo: "Sólo hay un Sanador, eso es Dios, sólo pretendemos ayudar a la naturaleza".

Como te he dicho, si me corté la mano, cayó muerto aquí mismo, toda la medicina en el - el país no podía curar ese corte de cuchillo. Usted dice: "No, estás muerto." Bueno, dejen que embalsamen mi cuerpo y parezcan naturales durante cincuenta años de nuevo, y pongan una inyección de penicilina en mí todos los días, y todo lo demás, y nunca mejorará. Ponme un bálsamo, cúbrelo y dame todo ... No lo haría. Si se hace para curar el cuerpo, ¿por qué no sanarlo? Allí descansa. Usted dice, "La vida ha salido". Está bien. Ahora, qué es la vida, y te diré quién es Dios. Es exactamente correcto. Dios es el Sanador. Un médico puede poner un hueso, pero no puede sanarlo. ¿Qué pasaría si estuviera arrancando mi coche, me rompiera el brazo y me dijera: "Oiga, doctor, sane mi brazo rápido para poder salir, terminar de arrancar mi coche. Él diría: "Necesitas curación mental". Está bien. Puede que lo ponga, pero no puede curarlo. Está bien. Él puede sacar un diente, pero no puede curar el zócalo que sale. Puede cortar un apéndice fuera de su lado, pero no puede curar el lugar que cortó, porque no hay medicamentos que construyan células, multipliquen células. Y antes de que puedas curar algo, tendría que ser una multiplicación de células. Así que Dios es el único Sanador. Usted no puede hacer la Palabra de Dios mal. Salmos 103: 3 dijo: "Yo soy el Señor cura todas tus enfermedades." He sido entrevistado en Mayo Brothers, y en muchos lugares, y dicen eso. "Nosotros no somos sanadores, no pretendemos ser sanadores, sólo ayudamos a la naturaleza, hay un sanador, eso es Dios". Así que Dios es el sanador.

Escuche tambien el Mensaje Bartimeo el Ciego

Bartimeo El Ciego MP3

Bartimeo El Ciego MP3 - William Marrion Branham
Bartimeo El Ciego MP3 - William Marrion Branham

61-0124

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Permítanme decir esto a mi congregación que espera esta noche: Ese mismo Cordero ha sido provisto para Uds. en esta noche. “Más Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por Su llaga fuimos nosotros curados”. Y nuestra fe esta noche puede traer a ese mismo Cordero de Dios aquí en nuestros medios para obrar los mismos milagros y señales que Él hizo ante Jericó y el resto de ellos. ¿Creen Uds. eso? Oremos.

Oh Cordero de Dios que quita los pecados del mundo, yo vengo a Ti ahora pidiendo con todo mi corazón por estas personas enfermas. Ellos esperan pacientemente, muchos de ellos están parados, sus piernas están adoloridas. Pero Tú eres Dios, Tú los recompensarás.

Ellos tienen aquí pañuelos y pequeñas porciones de tela; yo pongo mi cuerpo sobre ellos en el Nombre del Señor Jesús, pidiéndote que envíes Tu poder y bendiciones con ellos, sanando a toda persona enferma que éstos representan, para ese bebito con fiebre esperando por este, para ese pobre papá ciego sentado allá esta noche en esa casita con ese bastón blanco golpeándolo contra la puerta. ¡Oh, Jehová!, manifiéstate entre ellos allá, Señor, y sánalos. Tú eres Dios.

Hay muchos allá en ese... en el hospital, esperando; una persona enferma muriéndose, todas las esperanzas se han perdido. Tú todavía eres Jehová Dios. Ellos no pudieron venir a la reunión, pero Tú puedes ir adonde ellos están, Padre. Te pido que lo concedas así.

Ruego que Tus misericordias descansen ahora sobre las personas. Concede la sanidad de toda persona enferma que está aquí, la salvación de toda alma que está perdida, el bautismo del Espíritu Santo para todo creyente, que esta reunión pueda clausurarse en un gran clímax con el Cordero de Dios guiándolos a los senderos de justicia, hacia las grandes sanidades de las fuentes de la misericordia de Dios, hacia los grandes estanques de salvación de Su Espíritu Santo. Concédelo Señor.

Los encomiendo a Ti ahora, junto conmigo mismo, para que Tú mismo puedas mostrar que nuestra fe esta noche (como el mendigo ciego del cual acabamos de hablar), pueda traer la Presencia del Cordero de Dios en nuestros medios para mostrar la misma señal que Él hizo cuando estuvo aquí. Y toda la gente te creerá, Padre. Yo–yo confío con todo mi corazón, mientras nos encomendamos nosotros mismos a Ti, esperando que Tu Espíritu confirme la Palabra que ha sido predicada con señales que la sigan. Amén. Yo le amo (adórenle ahora), yo le amo, Porque él me amó a mí primero; Y compró mi salvación, En el madero del Calvario.

Escuche tambien el Mensaje Yo Soy No Temáis MP3

Yo Soy No Temáis MP3

 Yo Soy No Temáis MP3 - William Marrion Branham

 Yo Soy No Temáis MP3 - William Marrion Branham

61-0123

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Ahora, yo recuerdo que Él dijo a los sacerdotes ese día, que Él dijo: "De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada en Sí mismo, sino lo que ve al Padre haciendo: eso también hace al Hijo". Así que lo vimos aquel día caminando por multitudes de cojos, ciegos, detenidos, retorcidos, marchitos, y encontramos a un hombre tendido en un palet. Dijo: 'Toma tu cama y entra en tu casa'. El hombre le obedeció. El sacerdote lo interrogó, y dijo: "No hago nada hasta que el Padre me muestre". Y él sabía que el hombre había estado en esa condición. Hermano, que lo estableció, que Él era el ... Él sabía, Dios le había enseñado qué hacer, mostró quién - donde estaba el hombre, sabía que había sido así durante treinta y ocho años. No estaba paralizado, o no estaba lisiado; Él podía caminar. Dijo, 'Cuando estoy bajando alguien paso delante de mí.' "
-Sí, lo recuerdo.
"Y de alguna manera Él fue extrañamente guiado. Y todos lo sabemos. Subimos a Samaria. Y no es extraño, cuando llegamos justo fuera de la ciudad, en ese pozo, Él se sentó en este pozo y nos envió a todos.
"Sí, hermanos", dijo, "Sí, yo ... ¿Por qué ?, recordemos eso, Andres, muy bien." Y dijo, "Cuando salimos a la ciudad, y, Juan, para la ciudad, sabes, pero ... porque no nos darían algo de comer. Pero volvemos, y cuando regresamos a través de los arbustos, nos sorprendimos cuando vimos a nuestro Maestro hablando con una mujer, una jovencita, quizás con su edad.

Y usted recuerda, ella sólo había estado tirando del balde de agua cuando llegamos. Así que queríamos ver lo que Él haría. Entonces dijo: Mujer, tráeme un trago. Y rápidamente ella lo miró y dijo: "No es costumbre que los judíos nos pidan a los samaritanos cosas así; No tenemos trato, tenemos segregación aquí. No deberías decirme eso. Y él dijo: "Pero si supieras a quién te estabas hablando, me pedirías un trago, y te daría agua para que no vengas a sacar." ¿Por qué? -le dijo-. El pozo es profundo. No tienes nada con que sacar".
-¿Recuerdas, hermanos, cómo todos nos deslizamos por debajo de aquel arbusto y escuchamos lo que El diría?
-Sí, lo recuerdo, justo detrás del pozo.
"Y, Andres, recuerdas, traté de bajar la cabeza, tratando de mirar por encima de la pared, y así escuchamos para ver lo que Él diría a esta mujer. Entonces ella se acercó a Él, y ella dijo: 'Nuestros padres adoraron en este monte; Dices en Jerusalén. Recuerda que la conversación continuó un poco. Y al cabo de un rato, él la miró directamente a la cara, y dijo: 'Ve, toma a tu marido y ven aquí'. Recuerdas lo que ella dijo: "No tengo marido". Oh, pensamos, ahora, ahora algo lo atrapó, ahora El lo tiene. Esa mujer dijo ...

Ahora, sabemos si ella diría una mentira y Él sería nuestro Dios, nuestro Señor, sabemos que esa mujer probablemente moriría justo en su camino. Está bien. Para disputar la Palabra de Dios a Su rostro ... Así que nos preguntamos qué pasaría. Ella dijo: "No tengo marido". Dijo: 'Dijiste la verdad'. Así que nos preguntamos qué iba a suceder. Entonces oímos que Él se levantó de nuevo, y dijo: 'Tú has tenido cinco, y el que vives ahora no es tu marido; así que dijiste la verdad'. Recuerdas la apariencia de la cara de esa mujer, su cabello cayó, sus grandes y bonitos ojos miraron hacia fuera allí. Se rascó la cabeza. Ella dijo: "Señor ..." Ahora, Juan, quédate quieto, sé lo que dijiste: 'Va a decir que es Beelzebú'. Pero ella dijo: "Señor, me doy cuenta de que tú eres un profeta". Ella sabía más acerca de Dios que los predicadores, dijeron en ese estado. A veces, más allá de caminar por la calle. "Ahora, allí dijeron, 'Percibo que Tú eres un profeta. Los samaritanos sabemos que viene un Mesías que se llama Cristo, el ungido, el profeta de que Moisés habló. Y sabemos cuando Él venga, Él nos dirá estas cosas, porque eso será la señal del Mesías. Sería un profeta enviado por Dios. Sabemos que Él vendrá.

Como El Águila Que Excita Su Nidada MP3

Como El Águila Que Excita Su Nidada MP3 - William Marrion Branham
Como El Águila Que Excita Su Nidada MP3 - William Marrion Branham

61-0122

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
“Como un águila renueva su juventud”. Sí, señor. El avivamiento toma y quita todos los sentires raros de Uds., los hace volar en una atmósfera más allá. Compara Su heredad con un águila, porque el águila renueva su juventud. Miren, los hace gritar. Uds. observen a la iglesia: está allí sentada, toda seca; cuando menos piensa, el Espíritu Santo los toca a ellos, su juventud... bueno, la gente anciana se pone de pie, saltando y gritando y alabando a Dios; renueva su juventud otra vez. Correcto. Hace todo lo que una persona joven puede hacer: brincar, y dar voces, y gritar, y aclamar. Ella renueva su juventud. Correcto. Yo creo en eso, ¿no creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”– Ed.].

Había un granjero allá en Indiana. Uno de ellos era un... El era un buen granjero. Sus establos no estaban en muy buena condición: había rendijas en los establos y todo. Y había otro granjero allí, pero él tenía bastante dinero, así que él edificó el establo más hermoso que Ud. alguna vez pudiera ver. (Esto es bueno para los predicadores). Así que, como dije, él edificó el establo más hermoso que Ud. alguna vez pudiera ver. El tenía tractores y todo. Pero ese hombre era muy perezoso para trabajar en la granja. Así que cada uno de ellos... Y el otro granjero, el granjero que tenía el establo en una condición no muy buena (la pequeña misión en alguna parte), él tenía un... él era un verdadero granjero, listo para trabajar. Así que él cosechó todo ese año mucha alfalfa buena, y paja, y las almacenó. Y a la siguiente... Ese año en el establo (en ambos establos), nació un becerro. Y a la siguiente primavera los vientos cálidos empezaron a soplar. Ellos sacaron... El–el–el granjero rico de allá sacó a su becerrito; pobre becerrito, estaba tan delgado, que él salió tambaleándose, los vientos casi lo soplaban para el lado, casi no podía caminar. El no había tenido nada que comer; tenía algunas hierbas viejas allí adentro, Uds. saben, hierbas viejas denominacionales. “Nosotros somos Fulano de tal. Nosotros somos los importantes”. Eso nunca engordará un alma, no, no.

Pero este otro becerrito, él no tenía un establo muy bueno en que quedarse. Pero, hermano, cuando ellos lo sacaron, él estaba todo lleno de vitaminas y gordo, ¡qué cosa!, tan redondo y gordo como podía estar. ¡Qué cosa!, él sólo brincaba y saltaba y corría contra el viento, Uds. saben, y el viento le pegaba. Y él estaba–él estaba disfrutando... Cuando ese viento soplando lo tocó, él estaba disfrutando de unos grandes momentos, sólo corriendo alrededor brincando y saltando. ¿Saben Uds. lo que hizo el otro pobre becerrito? Metió su pobre cabecita a través de la rendija de la cerca, y dijo: “¡Qué fanatismo!” ¿Cuál era el problema? El se estaba muriendo de hambre con las hierbas denominacionales. Lo que necesitamos son algunas vitaminas del Espíritu Santo en la iglesia. Eso renovará la juventud de ellos. Renovará la juventud de la iglesia, la regresará al Pentecostés otra vez, los llevará a Uds. a una experiencia (¡amén!), los engordará. Estamos poniendo demasiado énfasis... Y ese es el problema con nosotros gente Pentecostal. Estamos poniendo demasiado énfasis en nuestros edificios hoy en día y reclamando que Jesús viene. Sí, señor. Lo que deberíamos hacer es estar en la obra, metiendo a alguien allí, salvando almas, alimentándolos con las vitaminas de Dios por medio del poder de Dios. Eso es exactamente correcto.

Ahora, finalmente, el águila toma el lugar... Yo... Hay varias cosas tocante a ella, pero sólo tengo que tocar los puntos sobresalientes ahora. Mi tiempo se está terminando. Así que nosotros... Veámosla construir su nido. Ellos van a tener–ellos van a tener un nido lleno de pequeñitos. El está edificando su iglesia, Uds. saben, allá muy alto, arriba de la montaña, y lo ata muy bien. Ahora, ese nido está todo lleno de espinas. Bueno, ella no quiere que esa cosa... Ud. no quiere que sus nuevos conversos sepan de todo lo espinoso tocante a la cosa, Ud. sabe, cómo Ud. tuvo que pelear para llegar allí. Pero, ¿saben Uds. lo que hace el águila? Ella va y acolchona ese nido. ¡Uds. la deberían ver! Esa madre águila va y consigue piel de conejo; se come el conejo, luego toma la piel, y la mete en cada rendijita así. Lo hace un lugarcito mullido, ¡oh!, el nidito más bonito y cómodo en el que puedan nacer los pequeñitos.

De esa manera Dios lo hace, Uds. saben. ¡Oh, hermanos! Cuando–cuando primero Uds. fueron salvos, ¿no se sintieron bien, caminando sobre esa pelusita blanda, recuerdan? ¡Oh, hermanos!, esos piecitos tiernos se sienten bien; ¡oh!, eso está bastante bien. Oh, cómo papá camina de un extremo al otro del nido cuando esos pequeñitos nacen, mirándolos a ellos. ¡Oh qué cosa! Ud. nunca lo vio pavonearse así, enderezar sus hombros, y pavonearse, mirando a sus pequeñitos. “Todos se parecen exactamente a mí”. Correcto. “El que cree en Mí las obras que Yo hago él las hará también. ¿Pueden beber la copa de persecución, que hagan mofa de Uds., y los llamen Beelzebú, como a Mí?” “Sí”. “¿Pueden ser bautizados con el Espíritu que Yo soy bautizado?” “Sí”. “Igual que Yo”. (Mirando a Sus pequeñitos. ¿Ven Uds.? ¡Oh, cuánto se pavonea!)

Ahora, ¿qué si de repente uno de esos pequeñitos sucede que es un cuervo, y sube volando a la orilla del nido y grita: “Cau, cau, cau, cau”? Eso sería un híbrido. Ese es el problema hoy en día. Tenemos muchos buitres y cuervos híbridos en el nido, y no águilas verdaderas que creen; mucha religión híbrida, tratando de mezclar el aceite y el agua. ¡No se mezclarán! ¿Saben Uds. lo que sucedería? Si ese cuervito brincara allá arriba en la orilla y gritara: “Cau, cau, cau, los días de los milagros ya pasaron; no hay tal cosa como el Bautismo del Espíritu Santo; todo esto es fanatismo”, él lo echaría de allí. ¿Qué le sucedería entonces a él allá arriba afuera de ese nido? El se desintegraría antes que llegara abajo entre las gallinas. De seguro que se desintegraría. Sí, señor.

¡No, señor! Papá águila, se parecen exactamente a él, creen la misma cosa que él cree. Se parecen a él. Sí, señor. Ellos están hechos como él, están formados como él, y él sabe que ellos son águilas genuinas. ¡Oh, hermanos! Eso es lo que Dios quiere: un pequeño Mesías genuino. Sí. El es el Mesías. El Mesías es: “El Ungido”. Y nosotros somos Sus hijos quienes tenemos una unción menor. Así que somos... Así como Jehová Aguila es la gran Aguila, y nosotros somos aguiluchos, El es el Mesías y nosotros con la misma unción, somos pequeños Mesías. Sí, señor. Amén. ¡Ungido! Mesías significa: “El Ungido”. ¿Están Uds. ungidos? ¡Amén! ¿Con qué? Con el mismo Espíritu que El estaba ungido. Nosotros lo tenemos en medida; El lo tiene sin medida. El era Dios manifestado en la carne, y nosotros somos hijos de Dios, parte de El, ¡seguro! Sí, señor. “Las mismísimas obras que Yo hago vosotros las haréis también”.

Yo pudiera coger una cucharada de agua allá del océano y el océano no se disminuiría. De esa manera nos sucedería a nosotros si nos fuéramos de aquí. Pero recuerden que los mismos elementos químicos que están en todo el océano, están en esa cucharada, la misma agua. Sólo que hay más de ello allá en el océano. Así que, eso es lo que es. Uds. dicen: “¿Qué es eso allá?” “Agua del océano”. “¿Qué es esto aquí?” “Agua del océano”. Es exactamente lo mismo.

De esa manera papá águila piensa tocante a sus pequeñitos, cómo se pavonea. El les grita, y ellos le responden gritando. El dice: “Eso es. ¡Yo soy el que era!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo soy el que es!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo soy el que ha de venir!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo soy el mismo ayer, hoy, y por los siglos!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo todavía soy el Sanador!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo todavía doy el Espíritu Santo!” “¡Amén, Papá!” “¡Yo soy el mismo ayer, hoy, y por los siglos!” “¡Amén, Papá!” “¡Amén!” El cuervito dice: “Cau, cau, cau”. “Tú, pequeño buitre: ¿Tocante a qué estás gritando? ¡Salte del nido! Pequeño buitre: tú no pudieras comer alimento de águila de todas maneras”. Correcto. ¡Oh, hermanos!


Cosas Que Al Principio No Fueron Así MP3

Cosas Que Al Principio No Fueron Así MP3 - William Marrion Branham
Cosas Que Al Principio No Fueron Así MP3 - William Marrion Branham

61-0120m

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Jesús, cuando El vino, El dijo: “Moisés, por la dureza de vuestro corazón os permitió divorciar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así”. Ahora, nos damos cuenta que ellos tomaron los mandamientos de Dios y los invalidaron. Cuando Jesús vino, El encontró a la gente buscando salvación en la iglesia. ¿Qué recibieron ellos? Credos. Cada denominación manufactura su propio credo. Y luego así es cómo El encontró a la gente: dependiendo en la iglesia para la salvación; y ellos habían encontrado credos hechos por el hombre. Y si El viniera hoy día en Persona y nos hablara, El encontraría la misma cosa: el hombre haciendo que la Palabra de Dios cuadre con su denominación, dándoles credos. Y no hay salvación en un credo, si no está en la Biblia. Tiene que estar en la Biblia, porque Su Palabra es... Todo lo que necesitamos está en Su Palabra. Y Su Palabra, cuando El es la Palabra... La Palabra de Dios es Dios. Eso es todo. Es Su Palabra, El mismo. El es... “En el principio era la Palabra y la Palabra era con Dios... y la Palabra era Dios”. Y la Palabra todavía es Dios. Todavía es Dios.

Ahora, nosotros nos damos cuenta que cuando El vino, encontró al hombre tomando los mandamientos de Dios, e invalidándolos al tomarlos, y haciéndolos cuadrar a su credo, así que los invalidó. Y la iglesia miraba... La gente recurría a la iglesia en lugar de recurrir a la Palabra de Dios. Así que, por lo tanto, El dijo: “Mas al principio no fue así”. Encontramos que es lo mismo hoy en día, como ya lo he citado dos o tres veces esta mañana. (Y observando ese reloj, me pone nervioso)... Así que yo– yo quiero decir sobre esto, que “Esto es verdad”. Entonces en aquel día fue como lo es ahora, y ahora como lo fue entonces, ellos gritan: “¿Dónde está Dios?” Bueno, la mismísima cosa que... Ellos han dejado a Dios cuando ellos dejaron Su Palabra. Esa es la razón que tenemos las cosas de la manera que las tenemos hoy, es porque la gente se desvió de la Palabra de Dios.

Si un doctor escribe una fórmula, una prescripción, y Ud. le añade algo a ella, o le quita algo a ella, Ud. matará a su paciente. Correcto. Ud. la tiene que mantener exactamente de la manera que se escribió. Hay el antídoto suficiente allí para combatir el veneno, y el suficiente veneno para matar los gérmenes. Si le añade mucho veneno a ella sin el antídoto, matará al paciente; y–y mucho antídoto sin el veneno, ¿qué haría eso? No ayudaría a su paciente. Así que Ud. la tiene que mantener exacta. Y de esa manera es con la Palabra de Dios. Es la Prescripción de Dios. Sí, hermano. Es la Prescripción de Dios para Su pueblo para curar toda enfermedad, toda dolencia. El pecado y lo físico, lo que pudiera ser, la Palabra de Dios se encarga de todo eso. Amén. Es la Palabra de Dios. Así fue al principio; así fue en la edad de en medio; así es en toda edad; y así es esta mañana, exactamente la misma que fue cuando El la habló, porque Ella no se puede desviar una pizca porque es la Palabra de Dios.

Entonces la gente hoy en día, con razón ella grita: “Los días de los milagros han pasado. No hay tal cosa como sanidad Divina”. ¿Por qué lo hacen? Porque ellos han tomado la Palabra de Dios y han mezclado sus credos en Ella, y han hecho la cosa incorrectamente, y no hay poder allí. Si un ángel, un obispo, un arzobispo, o lo que pudiera ser, viene y cambia una sola Palabra, cambiará toda la Prescripción. Digamos exactamente lo que Ella dice. Lo que Dios dice, dejémoslo exactamente de esa manera. Las iglesias hoy están acabadas. Ellas están en un acceso de vanagloria en alguna parte, formando organizaciones, formando denominaciones, llevando a la gente tras los credos en lugar de tras de Cristo. Yo no quiero ningún credo sino a Cristo, ninguna ley sino el amor, y ningún libro sino la Biblia. ¡Eso es exactamente lo que tenemos! El credo de Dios, es la Prescripción de Dios, es el antídoto de Dios para el pecado, es el antídoto de Dios para la sanidad y es– es el poder de Dios hecho manifiesto a nosotros mientras tomamos la Palabra de Dios en nuestras vidas. Ahora, nos damos cuenta que ellos dijeron: “¿Dónde está el Dios de Moisés?” La razón es... Moisés se quedó con Dios, y la cosa era que Dios estaba siguiendo la prescripción de Moisés. Moisés estaba siguiendo la Palabra de Dios. La razón que Pedro, Jacobo y Juan le pegaron al centro del blanco cada vez, era porque ellos–ellos siguieron la Palabra.

Hace algún tiempo... Todos saben que me gusta tirar al blanco, y disparar, y demás. Y yo tenía un pequeño modelo 70, Winchester. Yo me paré allí a cincuenta yardas [45.50 m.–Trad.] en un campo de tiro al blanco, y metí ocho balas por el mismo agujero a cincuenta yardas [45.50 m.–Trad.]. Y se salió un poquitito de ajuste. Uno tiene que meterle mano y tratar de arreglarlo como puede. Y a mí me gusta hacer eso; como que me aplaca mis nervios. Y ese se desajustó. Yo no lo podía ajustar. Yo pensé que necesitaba remodelarlo. Lo envié a la Compañía Winchester. Ellos me lo regresaron y dijeron: “Oh, Hermano Branham (o mejor dicho, Sr. Branham)”, dijeron, “ese Winchester es uno de los mejores”. Dijeron: “Hará un orificio de un grupo de una pulgada de diámetro [2.5 cm.–Trad.] a cincuenta yardas [45.50 m.–Trad.], quiero decir, a veinticinco yardas, [22.75 cm.–Trad.] de una pulgada”. Dijeron: “Eso es lo mejor que Ud. conseguirá”. Yo sabía que no era así. Yo sabía que a cincuenta yardas [45.50 m.–Trad.] yo metía ocho tachuelas consecutivas con él. Así que yo sabía que eso estaba mal. Ahora, de esa manera... Y yo no podía descansar hasta que lo ajustara de nuevo a eso allí. Ahora, hará la misma cosa.

Ahora, yo no soy de esa gente que le gusta pegar en cualquier lugar al blanco: “La iglesia así lo dice, así que, quedémonos con eso”. Si los apóstoles, por la Palabra de Dios, por los mandamientos de Dios, por el mismo Espíritu Santo que tenemos, clavó las tachuelas de sanidad Divina, de los poderes de Dios, si nos quedamos con eso sabremos que es así, así que quedémonos hasta que le demos en el centro del blanco, eso es todo, porque sabemos que una vez se hizo. ¿Cómo es que los días de los milagros han pasado, y Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos? ¿Cómo puede estar muerto ese Dios que se levantó otra vez y que está vivo por los siglos de los siglos? ¿Cómo lo podemos hacer un credo cuando Dios no tiene credo? Dios es una Persona. Dios habita dentro de Su Iglesia, y Uds. son Su Iglesia. Si Uds. han nacido de nuevo, y están llenos con el Espíritu Santo, Uds. son la Iglesia de Dios. Dios mora en Uds. Uds.



Top