Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Habla A Esta Roca William Marrion Branham

Habla A Esta Roca MP3 - William Marrion Branham

60-0612

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Y El es la misma gran Roca. Cuando El estuvo aquí en el mundo en un cuerpo de carne, y habitó en un Hombre, Su Hijo Cristo, vemos lo que El hizo en esos días. El nunca hacía nada hasta que El veía una visión de qué hacer. Ninguno... El mismo dijo... ¿Cuántos están conscientes que Jesús dijo que El no hacía nada hasta que primero El lo vio que se hizo? Si Uds. quieren leerlo, San Juan 5:24, mejor dicho 5:19, perdónenme: “De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por Sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre;... también lo hace el Hijo igualmente”. Ahora, eso, o está correcto o incorrecto. Si está correcto, El nunca hizo un solo milagro o hizo una sola cosa, hasta que Dios primero se lo mostró a El qué hacer por visión. Eso es lo que El dijo, o El dijo algo incorrecto; El no podía hacer eso y permanecer el Hijo de Dios.

Ahora, yo sé que va a ser un poquito difícil para Uds. oír. Y yo les pediré a los ingenieros, o quienes sean, que suban el volumen de los micrófonos tan alto como ellos puedan. Porque bajo una visión, uno no sabe qué está diciendo; uno ni siquiera sabe en dónde está. Así que entonces, aquí está. Ahora, ¿hay algunos aquí que nunca han estado antes en una de las reuniones?, levanten su mano. Me imagino que todos Uds.... Como–como uno o dos. Ahora, si Jesucristo permanece el mismo ayer, hoy, y por los siglos, en el libro de San Juan, El se encontró con una mujer. El siendo un hombre, se encontró con una mujer, la mujer en el pozo (de la que prediqué hace unos cuantos minutos). Y El le pidió a ella de beber, y entabló conversación con ella. Después de un rato, El encontró qué era su problema. ¿Cuántos saben lo que era? Seguro, ella estaba viviendo en adulterio. El dijo: “Ve, llama a tu marido”. Ella dijo: “No tengo marido”. Dijo: “Bien has dicho, porque cinco has tenido, y con el que tú estás viviendo no es tu marido”.

Ahora, los fariseos lo oyeron a El decir eso, y lo vieron hacer eso, esa misma Roca, y ellos dijeron: “Este hombre es Beelzebú, un demonio. (¿Es correcto eso?) Alguna clase de adivinador místico o algo”. Jesús dijo: “Yo los perdono por eso. Pero algún día (en otras palabras, algo así) cuando el Espíritu Santo venga para hacer la misma cosa, Uds. hablen una sola palabra en contra de El, nunca será perdonado (¿cuántos saben que eso es la verdad?), en este mundo ni en el venidero”. Porque ellos llamaron al Espíritu de Dios, un espíritu inmundo, un espíritu demoniaco, un adivinador. Cualquiera sabe que la adivinación es del diablo. Seguro que sí. Todo eso: brujería, y adivinación, y telepatía mental, y toda clase de cosas como esas, provienen del diablo.

Pero recuerden: Jesús dijo que en los últimos días, cuando tenemos todo esto aquí como la mentalidad positiva de diferentes personas, y telepatía mental, y–y esas otras cosas que ellos tratan de acusar... (¿qué era eso?), la percepción supersticiosa y todo eso, eso es del diablo. Y la Biblia dice que estaría aquí: “Como Janes y Jambres resistieron a Moisés, así éstos, resisten la Verdad”. La Verdad es el Bautismo del Espíritu Santo y el poder de Dios. Jesús dijo: “Serían tan semejantes, que engañarían a los escogidos si fuere posible”. Pero ellos... No es posible engañar a los escogidos, porque ellos fueron elegidos antes de la fundación del mundo. Sus nombres están puestos en el Libro de la Vida del Cordero. “Aquellos que El conoció, El llamó. Aquellos que El llamó, El justificó. Aquellos que El justificó, El ya glorificó”. Correcto.

Ahora, aquí está una mujer. Yo nunca la he visto; hasta donde yo sé, me imagino que somos desconocidos. Muy–muy bien. Aquí está una señora que yo nunca he visto. Ella es probablemente de mi edad; quizás yo sea un poquito mayor que ella. Pero nosotros nunca nos hemos visto uno al otro, y esta es nuestra primera ocasión que nos vemos uno al otro. Ahora, si Jesucristo permanece el mismo, y ha prometido que El la demostraría a los gentiles (yo lo diré así para que...)... Si Uds. quieren que lo explique, yo pudiera, pero yo estoy seguro que Uds. lo entienden. El prometió que El la demostraría a los gentiles, así como la demostró a los judíos y a los samaritanos; al fin de la edad gentil, El la demostraría a los gentiles (¿cuántos saben eso?), la misma señal de que El era el Mesías resucitado.

Como fue en los días de Sodoma, cuando el Señor Jesús estuvo allá, Dios manifestado en carne le dijo a Abraham quién era su esposa, y cuál era su nombre. Ella estaba en la tienda detrás de El, y El le dijo que él iba a tener un bebé por medio de ella. Y ella se rió, y El dijo: “¿Por qué se rió ella?” Ahora, Jesús dijo que esa misma cosa sucedería justo antes que El viniera. Estamos al fin del camino. Ahora, si El es todavía el mismo Mesías, El hará las mismas señales Mesiánicas para probarse El mismo. Yo no soy El; yo sólo soy su hermano. Yo soy igual que Uds.: uno que ha recibido Su Espíritu. Ahora, si la mujer no cree, no importa lo que se diga, no la ayudará de todas maneras. Y ella tiene que creer antes que algo suceda. Ahora, Uds. allá en la audiencia, Uds. sólo crean de la misma manera para Uds. mismos, o para alguien más. No importa lo que sea, Uds. sólo crean por ellos, y dense cuenta si no sucede exactamente lo mismo.

Ahora, venga aquí, sólo un momento, señora. Ahora, aquí estamos (yo sólo quiero que Uds. capten esto); esta es la primera vez que nos encontramos en la vida; yo no la conozco a Ud., pero Dios sí la conoce. Ahora, yo acabo de hablar que esa Roca es la misma ayer, hoy, y por los siglos. ¿Cree Ud. eso? Sí, señor. Ud. es Cristiana; el sentir de su espíritu me dice que Ud. es Cristiana. Si no fuera...?... se alejaría. Ahora, yo no tengo la menor idea por lo cual Ud. está aquí. Pueda que sea por alguien más; pueda que sea por finanzas; pueda que sea por problemas domésticos; pueda que Ud. esté enferma; pueda que Ud.–Ud. tenga alguna angustia o algo, yo no sé. Pero Ud. ha venido a mí como siervo de Dios que soy, para tratar de que El hable por medio de mí, como ellos lo hacían en el Antiguo Testamento, para indagar, por medio de los profetas, qué era qué, y demás (¿es correcto eso?), y qué iba a suceder. Bueno, entonces, si El todavía permanece el mismo que El era, entonces Su Espíritu está en nosotros, y hará lo mismo que El–El lo hizo en aquel entonces, ¿es correcto eso? [La hermana dice: “Sí”–Ed.]. ¿Cuántos en la audiencia lo creerán ahora, con todo su corazón? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Muy bien, la única cosa que pido, es que sólo miren hacia acá; no duden. ¿Cree Ud. que soy Su siervo? [La hermana dice: “Sí”–Ed.]. Eso es bueno. Y si nunca nos hemos encontrado, y hay algo mal en Ud., Dios me lo tendría que decir, o tiene que haber alguna clase de poder que me lo diría, porque no hay manera para que yo lo sepa. Y luego por medio de eso, si le diría a Ud. le ayudaría, ¿la ayudaría? [“Amén”]. La ayudaría. [“Amén”]. Bueno, Ud. sí está aquí por sanidad, y su problema está en su estómago. Ud. tiene un problema del estómago, complicaciones, y muchas cosas mal en Ud. Eso es exactamente correcto. [La hermana dice: “Amén”–Ed.]. Ahora, si eso es verdad, levante su mano. [La hermana dice: “¡Amén!”–Ed.].

¿Creen Uds. ahora? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. ¿Ven? ¿Ven cuán exacto es el Espíritu Santo? Ahora, eso es verdad. Ahora, si Uds.... Espere, hay algo más. Ella tiene algo más en su mente; ella está pensando de algo. ¿Percibió Jesús los pensamientos de ellos? [La congregación dice: “Eso es correcto”–Ed.]. Correcto. Eso es cómo yo capté eso en ese momento; ella tiene algo más en su mente. Eso es exactamente correcto. Eso es su esposo. [La hermana dice: “Amén”–Ed.]. El está enfermo; El está aquí; él también necesita sanidad, ¿no es así? Ud. no es de aquí; Ud. es canadiense. Regrese a casa. Tome ese pañuelo en el que Ud. derramó esas lágrimas, Uds. dos serán sanos. Váyase, crea con todo su corazón, en el Nombre del Señor....

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top