Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Compañerismo William Marrion Branham

Compañerismo MP3 - William Marrion Branham

60-0611m

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Ahora, escuchen atentamente, estamos llegando a un verdadero lugar de compañerismo, lo que significa el verdadero compañerismo Cristiano, del Espíritu Santo, del nacido de nuevo. ¡Oh!, si tan sólo puede Ud. captar la idea, hermano, Ud. en ese momento está muerto a todo lo del mundo, si Ud. únicamente puede captarlo. Ahora, el creyente primero viene y él oye la Palabra. “La fe es por el oír”. Tome su hisopo. “La fe es por el oír, y el oír, por la Palabra” del agua de separación [purificación–Trad.]. ¿Ven? Ese incrédulo entrando en los atrios, la primera cosa (si el hombre había apostatado), la primera cosa que él hacía, él llegaba a los atrios y era rociado con las cenizas de aquella becerra, llamada las aguas de separación, mostrando que algo murió, que las cenizas de esa becerra que murió por sus pecados.... Eso es lo que trae la predicación del Evangelio: aguas de separación [purificación–Trad.]. Ud. empezó a darse cuenta que era un pecador. Alguien murió por Ud. Dios le dio a Ud. Su Palabra, le prometió la Sangre, el Hijo. Luego Ud. lo recibe por fe, aplicándolo con el hisopo. ¿Ve?, por fe Ud. alcanza y recibe las aguas de separación: la Palabra.

Ahora, la siguiente cosa que Ud. hace... Ud. está empezando; Ud. todavía no está en compañerismo. Allí es en donde, mis hermanos Bautistas, yo ciertamente estoy en desacuerdo con Uds. Sí, señor. Muchos de ellos dicen: “Bueno, Ud. recibe el Espíritu Santo cuando Ud. cree”. Y alguien me hizo una pregunta, aquí no hace mucho tiempo, la puso en el púlpito: “Hermano Branham: ¿leyó Ud. alguna vez el original? En el griego dice que Ud. recibe el Espíritu Santo cuando Ud. cree”. Quisiera que Ud. me trajera ese Diaglott original. Quisiera que Ud. me trajera ese Lexicón griego que dice eso. No dice eso. Dice: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo desde que creísteis?” No: “cuando creísteis”, sino, “desde que...” Yo tengo el Diaglott enfático de la traducción original del heb-... mejor dicho, de la–la... de una... la Ciudad del Vaticano, del griego original. También yo tengo el arameo, y muchos de los otros, que prueban que él dice: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo desde que creísteis?” Ellos eran creyentes, y Pablo dijo: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo desde que creísteis?” Ahora, ellos todavía no habían entrado al compañerismo completo. Y Pablo puso sus manos sobre ellos, y ellos recibieron el Espíritu Santo, y luego el poder de Dios cayó sobre ellos, y hablaron en lenguas y profetizaron; entonces ellos fueron llenos y estaban en compañerismo perfecto con el resto de la iglesia. Esa es la única base.

Fíjense: venimos a la agua de separación [purificación–Trad.], aplicada por el hisopo, la hierba, la fe común. Luego, ¿qué hace él? Ellos entonces lo voltean hacia la puerta del tabernáculo. Ahora, antes... Allí es en donde el Señor está en Su... el lugar santo, en el interior. Ahora, nosotros aun lo podemos tomar del interior de allí, e ir al lugar Santísimo y demás. Pero miren, tomémoslo de esta manera: cuando él llega a la puerta, arriba de la puerta hay siete franjas de sangre. Antes que él entre en ese compañerismo, él debe reconocer que esa sangre lo ha limpiado a él de sus pecados, lo cual es santificación: una separación. Después que nosotros... que la Palabra ha sido aplicada, que la hemos recibido, ahora pasamos bajo la Sangre. Hay tres que dan testimonio en el Cielo: el Padre, la Palabra, y el Espíritu Santo; estos tres son uno. Hay tres que dan testimonio en la tierra (1 Juan 5:7): el agua, la sangre, y el espíritu; ellos no son tres, sino que concuerdan en uno. Padre, Hijo, y Espíritu Santo son uno; pero agua, sangre, y espíritu concuerdan en uno. Porque Ud. puede ser justificado sin ser santificado. Ud. no puede tener el Padre sin tener el Hijo. Ud. no puede tener el Hijo sin tener el Espíritu Santo. Así que Ellos son uno. Pero cuando Ud. es justificado por fe, Ud. todavía no está santificado, y Ud. no puede ser santificado... y–y cuando Ud. está santificado, Ud. todavía no tiene el Espíritu Santo.

Ahora, los elementos que salieron del cuerpo de Jesús fueron Agua, Sangre, y Espíritu. Lo que salió de Su cuerpo natural es lo que constituye el nuevo nacimiento. ¿Qué–qué es...? Cuando un bebé nace, ¿qué es la primera cosa que sucede? (Perdónenme, mis hermanas). ¿Qué es la primera cosa que sucede? Se rompe el agua. ¿Cuál es la siguiente cosa? Sangre. ¿Cuál es la siguiente cosa? Vida. Exactamente correcto. Lo que constituye el nacimiento natural, es un tipo del nacimiento espiritual. ¿Cuál es la primera cosa? Agua, son las aguas de separación [purificación–Trad.]: justificación por fe (como el hermano que leyó la Escritura esta mañana, Romanos 8... mejor dicho, Romanos 5), justificación por fe. ¿Cuál es la cosa siguiente? La limpieza: santificación. Tomando el–el jarro y justificándolo, es levantándolo. Santificándolo, es limpiándolo. Entonces está listo para llenarlo con el Espíritu Santo. ¿Ven? La Palabra “santificar”, es una palabra que significa: “limpio y apartado para servicio”, pero no en servicio. Allí es en donde yo estoy en desa-... Uds. hermanos Nazarenos y Santos Peregrinos que piensan que santificación es la obra completa del Espíritu Santo: ¡no lo es! Santificación lo limpia a Ud., pero el Espíritu Santo lo llena a Ud. El vaso es apartado para servicio, pero no está en servicio hasta que es puesto en servicio por el Espíritu Santo, y lleno con el Espíritu Santo. ¿Ven? Eso es.

Ahora, fíjense en este hombre: primero él la recibía por las aguas de separación [purificación–Trad.]. “Fe es por el oír”. Segundo: la madera de cedro. El la aplicaba ahora. ¿Ven Uds.?, él–él tiene... él tiene que reconocer la sangre que lo limpia. El todavía no está dentro de la Iglesia. El todavía no está en el compañerismo, pero va en camino hacia allá. El ha oído la Palabra: “Fe es por el oír”. Luego él mira y reconoce esas siete franjas. Si tuviéramos tiempo tomaríamos eso: las siete franjas significan las siete edades de la Iglesia, o las siete dispensaciones, o lo que Uds. deseen llamarlas, que Dios por cada edad únicamente reconoce la Sangre. ¿Ven? Desde Génesis hasta el fin de Apocalipsis, es la Sangre que limpia. Esa franja roja ha pasado por toda la Biblia, desde una cubierta a la otra. La base del compañerismo es a través de la Sangre. Es exactamente correcto. La única base del fundamento para el compañerismo no es a través de organización o cooperaciones; es por medio de la Sangre de Jesucristo, en donde la Sangre nos limpia de nuestros pecados y nos mete en un lugar común.

Ahora, si él era fariseo, saduceo, o lo que él hubiera sido, él tenía derecho a ese compañerismo. Pero él no podía tenerlo debido a que él era un fariseo, debido a que él era un saduceo; él entraba en ese compañerismo al venir bajo la sangre. Ahora él va hacia la pared. El está reconociendo esas siete edades. En los seis mil años, Dios formó el mundo. Siete mil es un tipo del Milenio, Su reposo. Ahora, como dije la otra noche, cada dos mil años, algo ha sucedido. En los primeros dos mil, Noé construyó el arca. En los segundos dos mil, Cristo vino. Mil novecientos sesenta: ¡está casi al fin! ¿Ven? Y ahora el séptimo... Como Dios obró y formó el mundo en seis días, o seis mil años (lo cual sabemos que la Escritura habla que un día es mil años en el Cielo), y en el siete mil... La Iglesia ha obrado en contra del pecado por seis mil años, y el siete mil, es el Milenio, y un memorial para toda la creación, que Dios ha redimido a Su Iglesia. Le dijo a Adán: “El día que de él comiereis, ese día morirás”. Cuando El permita a un hombre vivir por mil años, es un tipo y un memorial que El ya nunca más destruirá al hombre, y que ya nunca más habrá pecado, que él está de nuevo en compañerismo con Dios, Eternamente. ¡Amén! Correcto. Estamos ahí mismo ahora.

Ahora, estamos llegando a la puerta, reconociendo la Sangre. Luego cuando Ud. pasa bajo la Sangre, Ud. entra al santuario, cubierto por la presencia del lugar Santísimo, la Gloria Shekinah, todo en el santuario. Cuando fue dedicado, todo el cuarto se llenó de humo, cuando Salomón dedicó el templo. Primero: las aguas de separación [purificación–Trad.]; todavía no estaba bien. Reconoce la Sangre; Ud. va en camino; Ud. está a la puerta. Luego, entra al lugar Santísimo. ¿Qué diría yo de eso? Lutero, bajo justificación, creyendo la Palabra; Wesley, bajo santificación, a la puerta; Pentecostales, en el Espíritu Santo, en el compañerismo, en la Gloria Shekinah. Ud. no puede pararse fuera de la puerta, y mirar hacia adentro, y decir: “¿Qué le pasa a esa gente?” Ud. tiene que entrar bajo esa Sangre y entrar en la Gloria Shekinah. Luego el poder de Dios empieza a caer. Entonces Ud. empieza a ver lo que está sucediendo. Ud.... Como dije la otra noche tocante a entrar en el agua: Ud. tiene que entrar en ello, antes que Ud. sepa de que se trata todo eso.

Ahora, hay... Lo mismo que Ud. viviendo su vida; Ud. vive de la misma manera. Y si... Ud. únicamente vive en una casa de tres habitaciones. Dios vivió en una casa de tres habitaciones: alma, cuerpo, y espíritu. Dios vivió en una–una casa de tres habitaciones: Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Y Uds. viven en una casa de tres habitaciones. El Espíritu viene a una casa de tres habitaciones: justificación, santificación, Bautismo del Espíritu Santo. Y Uds. viven en una casa natural, de tres habitaciones. Primero, Uds. tienen la cocina. Luego, Uds. tienen una sala. Y luego, Uds. tienen una recámara. Fíjense en una pareja joven, antes que ellos puedan completarse en ese amor fileo, amor fileo... Antes... ¿Qué es la primera cosa? Ellos se hacen una promesa uno al otro; se casan. Y ellos viven en esa casa de tres habitaciones. Ahora, Uds. pudieran tener dos recámaras. Pudieran tener un–un comedor extra, pero Uds. únicamente viven todavía en tres habitaciones. Y Uds. viven en este cuerpo, que es una casa de tres habitaciones: alma, cuerpo, espíritu. Todo a lo que Uds.... a cualquier parte que Uds. quieran ir, la naturaleza o lo que sea, todo llega a esos tres. Dios es perfeccionado en ese número tres.

Ahora, fíjense en esto ahora mientras ellos progresan. Ellos entran en la cocina. ¿Para qué? Para comer; Uds. comen en la cocina. Eso es lo primero. Luego, Uds. entran en la sala para hablar las cosas: reconocimiento, haciendo todas sus confesiones. Pero luego, cuando Uds. entran en la recámara, es cuando su vida casada se completa. Están listos entonces, la vida está, para los pequeñitos y demás. Así es con la Iglesia, cuando pasa por justificación, santificación, para entrar en el Bautismo del Espíritu Santo. Ella está en dolores de parto, la Iglesia está, para dar a luz a los pequeñitos clamando: “¡Mi Dios, mi Dios!” ¿Ven? “Abba, Padre”. ¿Ven? Así es cómo pasamos por esos elementos, para entrar en la Presencia de Dios para el compañerismo. El compañerismo es únicamente reconocido bajo la Sangre.


Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top