Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

El Ordenamiento De Diáconos William Marrion Branham

El Ordenamiento De Diáconos PDF - William Marrion Branham

58-0720E

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Y nosotros como atalayas de esta gran manada, sobre la cual el Espíritu Santo ha ordenado que estemos, estamos tratando en estos momentos de presentar a esta congregación a un grupo de hombres leales, y justos que nosotros creemos que están llenos del Espíritu y listos para el oficio. Como en una ocasión se dijo concerniente al escogimiento de diáconos: “Id y buscad entre vosotros, hombres de buen testimonio y con el Espíritu Santo, para que ellos sirvan en esta obra, de cuidar de las viudas y de los huérfanos, de distribuir el dinero, y cuidar del bienestar de la iglesia” Acabamos de leer lo que años antes escribió ese gran, inspirado, San Pablo, quien asentó en las Escrituras la declaración de los requerimientos de tal posición.

Dios, honró a estos hombres. Y ahora, Señor, es la iglesia soberana, como el cuerpo del Señor Jesús, la que hace la elección. Y [Porción no grabada en la cinta.--Editor] ...y enfocaremos esta porción del servicio de una manera especial, en el Nombre Santo y Justo de Jesús.

Con nuestros rostros inclinados, no únicamente nuestros rostros pero nuestros corazones, cada miembro de esta iglesia... que asiste aquí regularmente y que la sostiene con sus diezmos y ofrendas, lo cual hace esto considerarse un miembro de esta iglesia. Mientras, el pastor y yo, el--el ayudante de pastor (el Hermano Neville), y yo únicamente miramos. Quiero preguntar, ¿si esta iglesia halla al Hermano Taylor ser un hombre justo y capaz, juzgando con lo mejor de su juicio, para que sea un diácono de este grupo de gente? Si es así hágalo saber levantando su mano. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.--Editor] Muy bien. Ahora, si hay algo contrario, levanten sus manos. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.] Gracias.

¿Alguno de estos miembros de esta iglesia aquí...todos, han encontrado al Hermano Hollin Hickerson ser un hombre justo y honorable y ser un hombre que fue hallado ante sus ojos ser digno de llegar a ser diácono de esta iglesia? Levanten su mano derecha si esto es así. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.--Editor] Si hay algo contrario, levanten sus manos. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.]

¿Esta congregación encuentra al Hermano Collins ser  lo mismo, un hombre justo y honorable, y digno del oficio  de diácono en esta iglesia? Levanten sus manos si es así.  [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.--Editor] Si hay algo contrario, levanten sus manos. [El Hermano Branham guarda unos momentos de silencio.]

¿Esta congregación halla al Hermano Tony Zable ser un hombre honorable y digno de este oficio, de ser diácono de  esta manada en esta iglesia? Levanten sus manos derechas.  [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.--Editor] Si hay algo contrario, levanten sus manos. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.]

¿Esta congregación siente que el Hermano Harnard quien ha estado un tiempo con nosotros, sea un hombre justo y recto, para que ocupe el oficio de tesorero, secretario tesorero de esta iglesia, para que tome las riendas de sus finanzas y pague sus cuentas? Si es así, levanten sus manos derechas. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.--Editor] Si hay algo contrario, levanten sus manos derechas. [El Hermano Branham guarda silencio por unos momentos.]

Deseo decirles a los hermanos que están parados aquí en estos momentos, al pie de esta cruz, que esta iglesia, ha llegado a un acuerdo (nadie está en contra en lo absoluto), un acuerdo de ciento por ciento, que todos Uds. son dignos ante los ojos de Dios de este oficio al cual Dios los ha llamado.

Ahora, Uds. han dicho: “Sean estos probados primeramente, y veamos si en ellos está el deseo por este oficio”. Dentro de unas cuantas semanas, Dios mediante, voy a regresar y voy a imponer manos sobre este grupo de hombres, para hacerlos síndi-...diáconos y tesoreros oficiales de esta iglesia.
Inclinemos nuestros rostros por un momento:

Señor, estamos contentos en esta noche de que todavía hay hombres viviendo en la tierra que pueden caminar piadosamente delante del mundo; tan piadosamente que un tabernáculo, con reglamentos estrictos como el que éste tiene, pueda elegir cinco hombres a una posición de líderes de ellos, sin ningún voto de oposición. Estamos felices por ellos, y sentimos que Tú estuviste con nosotros al hacer estas decisiones, con la mesa directiva y con nosotros los pastores.

Dios, bendice a estos hombres. Y haz que ellos sirvan este oficio con todo su corazón, sabiendo que se les ha comprado un grado de distinción en el Cielo. Algún día cuando los Libros del Cielo sean cerrados, haz que el Libro de los seres celestiales y que cuando el gran Libro del Cielo sea abierto, haz que sus nombres estén ciento por ciento delante de Dios y del Salvador y de todas las huestes Celestiales, haz que sea todo igual en el Reino de El. Bendícelos, Señor, y haz que ellos sirvan este oficio bien. En el Nombre de Jesús te damos gracias por ellos. Amén.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top