Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Preguntas Y Respuestas Sobre Hebreos, Parte II William Marrion Branham

Preguntas Y Respuestas Sobre Hebreos, Parte II PDF - William Marrion Branham

  57-1002

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Abraham lo miró cuando El entró en un cuerpo de carne y comió carne, bebió leche y comió mantequilla. Abraham lo vio a El cuando acababa de entrar en ese cuerpo y luego vio ese cuerpo desvanecerse. Nos damos cuenta que nuestros cuerpos están hechos de dieciséis elementos de la tierra, que se han unido. Y Dios los juntó, y puso dos Angeles en esos cuerpos; Angeles que se pararon y platicaron. Esos Angeles vinieron a ser...hombres en ese momento.

Ahora fíjese, ¡nos damos cuenta que Melquisedec no era otro más que Dios mismo! No pudiera haber sido nadie más, porque El era el Rey de Salem la cual es Jerusalén. El no tenía padre ni madre; no podía haber sido Jesús, porque El tuvo padre y madre. El no tenía principio de días, ni fin de vida; y solamente hay Uno que tiene eso, ese es Dios. El era Dios morando aquí en una teofanía. ¿Ve? Fíjese, Rey de Salem.

Ahora, Dios ha vivido en las edades de los tiempos, a través de Su pueblo. Era Dios quien estaba en David, quien lo hizo sentarse en la montaña, y llorar como un Rey rechazado. Ese mismo Espíritu fue manifestado en Jesús el Hijo de David, quien fue rechazado en Jerusalén y lloró.

José, quien fue vendido por treinta piezas de plata, odiado por sus hermanos, pero amado por su padre, se sentó a la diestra de Faraón, y ningún hombre podía venir a Faraón, si no venía por José, y cuando la trompeta sonaba toda rodilla se inclinaba ante José: perfecto tipo de Cristo. Ese era el Espíritu de Cristo viviendo a través de esos hombres. ¿Ve?

Ahora, cuando Jesús murió, El era Dios manifestado en carne. Dios vino a ser hombre. En las leyes de redención, de la única manera que un hombre podía redimir la herencia en Israel, era que él fuera un pariente. El tenía que ser un pariente cercano. El Libro de Rut lo explica hermosamente; y tenía que ser un pariente. Así Dios tuvo que llegar a ser pariente con el hombre, para que el hombre pudiera ser pariente con Dios. ¿Ve?

El hombre cuando él nace, tiene un espíritu en él, y es el espíritu de su naturaleza. Es un espíritu del mundo, es un espíritu del dios de este mundo. El hombre es un hijo de Adán.

Un árbol se reproduce así mismo. La Vegetación se reproduce así misma. Los animales se reproducen así mismos. Los humanos se reproducen así mismos. Ellos son el coproducto de la creación original. ¿Lo captó?

Ahora, cuando un hombre nace, él nace con un espíritu en él, que es de este mundo. Esa es la razón por la cual él tiene que nacer otra vez. Porque ese espíritu viene por la concepción del padre y la madre, la cual fue una concepción sexual, y absolutamente no pudiera vivir Eternamente. Así que él tiene que nacer otra vez. Y antes que él pudiera hacer eso, Dios tenía que descender y poner los medios para que él pudiera nacer otra vez; porque él no tenía medios para redimirse él mismo, él estaba sin esperanza. El no...sin esperanza, sin Dios, sin Cristo, en el mundo, perdido y acabado. No había nada que él pudiera hacer para salvarse así mismo. No importa si él era un sumo sacerdote, si él era un obispo, si él era un papa, lo que hubiera sido, él era tan culpable como el hombre en seguida de él.

Así que se necesitaba Uno sin culpa, para que lo hiciera. Y el Unico que no era culpable era Dios mismo. Y Dios tuvo que descender y venir a ser hombre (y El vino en la forma de Cristo) para anclar el aguijón de la muerte, para sacar el aguijón de la muerte, para redimirnos, para que...no por nuestras obras o por nuestra bondad (no tenemos nada), pero por Su gracia, para salvarnos. Luego recibimos de Su Vida dentro de este cuerpo mortal, y ahora somos hijos e hijas de Dios, y tenemos Vida Eterna dentro de nosotros. Nosotros somos hijos e hijas de Dios. Por lo tanto, Jesús estando vivo...

Y ningún hombre, no importa cuán pecador o cuán bueno sea, cuando él tiene que...cuando él deja esta tierra, no está muerto. El está en alguna otra parte. Pero él tiene una vida que perecerá, después que sea castigado en el infierno por sus obras, él...pero esa vida tiene que cesar. Solamente hay un tipo de Vida Eterna.

Bien, ya hemos pasado por esto. Si un hombre es pecador y es castigado eternamente...No puede ser castigado eternamente, a menos que él tenga Vida Eterna. Y si él tiene Vida Eterna, entonces él es salvo. ¿Ve? Así que solamente hay un solo tipo de Vida Eterna, y ésa es Zoe, “la Vida de Dios”. Y si la tiene, no puede morir.

Pero el pecador está en un lugar, esperando (en tormento) para su juicio (para ser juzgado de acuerdo a las obras que él hizo en el cuerpo) en el último día. Ahora, nosotros...Algunos pecados de los hombres van antes de ellos, y algunos los siguen.

Ahora si confesamos nuestros pecados, El es Justo para perdonarnos, por lo tanto, nosotros nunca nos paramos en el juicio de Dios. ¿Lo captó Ud.? Mire, Romanos 8:1: “Por lo tanto no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús”. Que están en Cristo. Esto es, que han pasado de muerte a Vida; ¿ve?, no tenemos condenación porque estábamos en Cristo Jesús. “El que no anda en la carne, sino por el Espíritu”. ¿Ve? “El que oye Mis Palabras, y cree en el que me envió, tiene Vida Eterna”.

Y si yo he sido aceptado en Cristo, y Cristo tomó mi juicio, y yo acepté Su propiciación por mis pecados, ¿cómo puede Dios juzgarme? El ya me juzgó, cuando El juzgó a Cristo. “Entonces yo soy libre de juicio. Entonces, cuando yo vea la sangre, pasaré sobre ti”. ¿Ve?

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top