Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

 Efesios Es Paralelo A Josue William Marrion Branham

Efesios Es Paralelo A Josue MP3 - William Marrion Branham

60-0515e

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Ahora, ¿qué es la tierra prometida para el creyente del Nuevo Testamento?  La promesa es el Espíritu Santo.  "Porque acontecerá en los postreros días", Joel 2:28, "que derramaré Mi Espíritu sobre toda carne.  Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán.  Sobre Mis siervos y Mis siervas derramaré de Mi Espíritu, y profetizarán.  Y daré prodigios en el cielo.  Y en la tierra, columnas de fuego, y humo, y vapor".  Y Pedro dijo, en el Día de Pentecostés, después de tomar su texto y predicar: "Arrepentios, cada uno de vosotros, y bautícese en el Nombre de Jesucristo para perdón", para remitir, para perdonar, para quitar todas las transgresiones pasadas.

Se fijaron Uds, que, Josué, antes de que ellos cruzaran el Jordán, Josué dijo: "Id por en medio del campamento y limpiad vuestros vestidos y santificaos cada uno de vosotros, y que ningún hombre toque a su esposa, porque dentro de tres días veréis la Gloria de Dios". ¿Ven?  Es un-es un proceso de prepararse para heredar la promesa.  Ahora, la promesa para Israel, era, que Dios le dio a Abraham la promesa de la tierra, de Palestina, e iba a ser posesión de ellos para siempre.  Y ellos debían permanecer siempre en esta tierra.

Ahora, ellos pasaron por tres etapas, viniendo a esta tierra prometida.  Ahora observen esto perfectamente tipificado en el Nuevo Testamento.

Ahora esto, como he dicho, difiere con algunos de los pensamientos de Uds.  Algunos de Uds. preciosa gente Nazarena, Iglesia de Dios, y demás, no permitan que duela, pero sólo obsérvenlo atentamente y observen los tipos.  Observen y vean si todo lugar no cuadra perfectamente.

Había tres etapas de la jornada, y hay tres etapas de esta jornada.  Porque, somos justificados por medio de la fe, creyendo en el Señor Jesucristo, dejando la tierra de Egipto, salimos.  Y entonces somos santificados por medio de la ofrenda de Su Sangre, lavados de nuestros pecados, y llegamos a ser peregrinos y extranjeros, afirmando que estamos buscando una tierra, una ciudad que viene, o una promesa.

Así lo hizo Israel en el desierto, extranjeros, sin lugar para descansar, viajando noche tras noche, siguiendo la Columna de Fuego, pero finalmente llegaron a la tierra prometida donde ellos se establecieron.

Ahí es a donde llega el creyente.  El primero llega a un reconocimiento de que él es un pecador; luego él es separado por las aguas, el lavamiento del agua, por la Sangre, y ... o el lavamiento del agua por la Palabra, mejor dicho, creyendo en el Señor Jesucristo.  Entonces, siendo justificado por fe, él llega a ser participante, y está en paz con Dios, por medio de Cristo, bautizado en el Nombre de Jesucristo, para meterlo en la jornada. ¿Lo captan? ¡En la jornada!  Entonces él llega a ser un extranjero y un peregrino. ¿El está en camino a qué?  A una promesa que Dios hizo.

Israel todavía no había recibido la promesa, pero ellos iban en su jornada.  Y sin levantar ... Por favor entiendan.  Allí es donde Uds., los Nazarenos y Peregrinos de Santidad, y demás, cayeron.  Porque, Israel, cuando ellos llegaron al lugar de Cades-Barnea, cuando los espías fueron allá y dijeron: "La tierra es grande".  Pero algunos de ellos regresaron y dijeron: "No podemos tomarla, porque las ciudades están fortificadas, y demás".  Pero Josué y Caleb se pararon, y dijeron: "¡Somos más que capaces de tomarla!" Por causa de sus declaraciones documentadas ya firmadas, ellos creyeron en dos obras de gracia, justificación y santificación, y no se podían mover más adelante.  Y escuchen, toda esa generación pereció en el desierto.  Pero dos que fueron y entraron a la tierra prometida y trajeron la evidencia que era una tierra buena, "y éramos más que capaces de tomarla, porque era promesa de Dios".  Entonces en vez de que la gente siguiera adelante, recibiendo el Espíritu Santo, hablando en lenguas, recibiendo el poder de Dios, el bautismo del Espíritu Santo, señales, maravillas, milagros, ellos sintieron que derrumbaría su tradición de doctrina. ¿Y qué le sucedió? ¡Pereció en la tierra!  Eso es correcto.

Pero los creyentes, el equipo de Caleb y Josué, que iba hacia la promesa, ellos siguieron su camino entrando a la tierra, y tomaron la tierra, y se establecieron en la tierra, como una posesión.  Y nunca nos detenemos en justificación, santificación.  Sigamos adelante al bautismo del Espíritu Santo.  No nos detengamos en creer en el Señor Jesús, siendo bautizados.  No nos detengamos porque El nos limpió de una vida de pecado.  Pero ahora seguimos adelante a una posición, a una promesa del bautismo del Espíritu Santo.  Porque Pedro dijo, en el Día de Pentecostés: "Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para aquellos que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare".

Así que, Efeso aquí nos coloca como Josué, en posición.  Si se fijan, Josué, después de cruzar la tierra, y tomar la tierra, entonces él repartió la tierra.  "Efraín aquí, Manases aquí, y éste aquí, Gad aquí, Benjamín aquí".  El repartió la tierra.

¡Y fíjense! ¡Oh, esto hace arder nuestros corazones!  Cada una de esas madres Hebreas, dando a luz a esos niños, ella habló el lugar exacto, en sus dolores de parto, dónde serían ellos posicionados en la tierra prometida. ¡Oh, es un gran estudio!  Si tan sólo pudiéramos entrar en ello en detalle, lo cual tomaría horas tras horas.  Algún día cuando tengamos lista nuestra iglesia, me gustaría venir y tomar un mes entero o dos, sólo quedarme en ello.  Observen cuando ellas, cada una de esas madres, cuando ella clamaba: "Efraín", cuando ella estaba en el parto, lo colocó en posición a donde sus pies estaban en petróleo. ¡Exactamente cada uno de ellos dondequiera que estaban!

Y Josué, no sabiendo esto, pero por inspiración, guiado por el Espíritu Santo, después de estar dentro de la tierra prometida, le dio a cada hombre su promesa, exactamente lo que el Espíritu Santo prometió allá atrás a través del nacimiento.

 ¡Cómo es que Dios ha colocado a algunos en la iglesia, a través de dolores de parto!  Oh, algunas veces se ponen tremendos.  Cuando una iglesia está gimiendo bajo la persecución del mundo de afuera, creyendo en el Señor Jesús, que la promesa del Espíritu Santo es tan real para nosotros como lo fue para Pentecostés, ¡cómo gimen y claman en sus dolores de parto!  Pero cuando nacen, y nacen en posición en el Reino de Dios, entonces el Espíritu Santo ha puesto en la iglesia, algunos apóstoles, algunos profetas, algunos maestros, algunos pastores, algunos evangelistas.  Luego El ha dado ahí adentro, el hablar en lenguas, interpretación de lenguas, ciencia, sabiduría, dones de sanidad, toda clase de milagros.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top