Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Como Fui Con Moisés William Marrion Branham

Como Fui Con Moisés MP3 - William Marrion Branham

60-0911

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:

Esta gran ramera, Rahab, llegó a ser una creyente. Yo leí su historia, no hace mucho tiempo. Después que fue considerada e introducida a la fe, debido a su creencia en Dios, ella fue introducida a la fe israelita, fue una prosélita. Un general del ejército, del ejército israelita la cortejó. ¡Observen lo que Dios hizo por esa mujer! Y ellos tenían un... Ellos se mudaron a Belén, y tuvieron un hijo; y a este hijo lo llamaron Booz. De... Booz se casó con Rut; de Rut y Booz, vino Isaí; de Isaí vino David; de David vino Jesús. ¡Aleluya!

¿Por qué? “Fe viene por oír, el oír de un Dios que es el Dios del Cielo y de la tierra, y creyendo en El”. Creyendo, ¿qué? La comisión que Dios le había dado a un hombre llamado Josué, creyendo esa comisión.

Josué tenía fe en su propia comisión, como Moisés también tenía fe. Las cosas le salieron mal a Moisés; parecía que él había fracasado muchas veces, pero él continuó triunfalmente y luego murió en la Roca. Los Angeles se lo llevaron.

¡Dios, dejame irme de esa manera! Déjame mantener mi comisión, y que algún día cuando esté listo para morir, que yo vea la Roca puesta allí a mí lado. Josué estaba cumpliendo su comisión. Aunque él había... Dios lo mantuvo sagrado, porque él se quedó exactamente con la Palabra.

Ahora, Rahab sabía que Josué tenía esa comisión. Ahora, no se lo pierdan. Mantengan esas cosas en su corazón. Josué tenía la comisión; Rahab lo reconoció antes que ella viera algo. Ella sabía que Josué tenía el poder de Dios que iba a conquistar la tierra. Ella pidió misericordia. Dios le concedió misericordia. Ahora, cuando Josué entró en la tierra, por supuesto, sabemos que ella fue perdonada.

Pero luego otra gran comisión que Josué tenía, era repartir la tierra al pueblo.

Ahora recuerden: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley”. Ellos tenían la Palabra de Dios, “Como estuve con Moisés... Sigue adelante. Como estuve con Moisés, seré contigo. No te dejaré. Pueda que tú me dejes a Mí, pero Yo no te dejaré. Pero si tú me dejas, Mi gracia es suficiente, Yo te levantaré de nuevo. Sólo continúa caminando hacia adelante. Mientras tú te quedes con Mi Palabra, Yo cuidaré de ti”.

Ahora él tenía que repartir la tierra, y había doce tribus a las cuales repartírsela. Ahora, ¿qué si él escogía alguna preferida?; ¿qué si a él le gustaba la tribu de Gad más que lo que le gustaba la tribu de–la tribu de Efraín?, ¿la tribu de José más que lo que le gustaba la de Judá? Pero él no lo hizo de esa manera. El la repartió de acuerdo a la Palabra revelada por el Espíritu. El la repartió de acuerdo a la tribu. Y fíjense, él lo hizo por medio de revelación, por discernimiento. Por el discernimiento del Espíritu de Dios, él lo hizo.

Cada una de esas madres hebreas cuando daban a luz a esos bebés, llamaba su nombre. Y cada uno de sus nombres tiene un significado.

Jacob, cuando él nació, siendo un gemelo, ella lo nombró “suplantador”, Jacob. Pero cuando él recibió su poder vencedor, y luchó con el Angel, Dios cambió su nombre de Jacob, a Israel, “un príncipe”.

El nombre tiene algo que ver con su vida. Cuando Pedro, un pescador, había vencido por su fe en Jesús, El le dijo: “Tu nombre es Simón; pero Yo te voy a llamar Pedro”, lo cual es una “piedrecita”. Lo cambia a Ud. Su nombre tiene algo que ver con ello, y su colocación en la vida.

Y cuando esta gran cosa sucedió, cuando cada una de estas madres hebreas, en sus dolores de parto, los nombraba, como “Rubén”, eso lo posicionó en Palestina, exactamente de la manera que esa madre lo dijo, y llamó su nombre. Digamos (yo no los tengo todos escritos aquí) pero digamos que Rubén significa: “pastor”, Gad significa: “criador de ganado”, y Efraín significa: “cultivador de maíz”.

Ahora, por medio del discernimiento espiritual, Josué, el nuevo líder, por medio del discernimiento espiritual, colocó a cada uno en donde él pertenecía; repartió la tierra exactamente.

Es un tipo muy hermoso de hoy día, del porqué es que necesitamos un Josué hoy en día. El problema hoy en día, cuando estamos entrando en nuestra Tierra prometida, es que Gad quiere criar ovejas como Efraín, uno quiere criar algo como el otro. Todo hombre quiere ser igual. Deje que Dios le dé a un hombre un don de sanidad, y todo hombre quiere un don de sanidad. Efraín y Gad y todos ellos, quieren mezclarse y salir como uno. Pero, ¡estamos separados en nuestra posición! No todos tienen el don de sabiduría, no todos profetizan, no todos hablan en lenguas, no todos son profetas. Pero Dios ha puesto en la Iglesia algunos que profetizan, algunos que hablan en lenguas. Nosotros los queremos hacer que todos hablen en lenguas. ¿Ven en dónde está la confusión? Entonces Uds. no pueden llegar a ninguna parte. Bueno, los filisteos los conquistarían en un momentito. Seguro. Pero cuando cada hombre, por medio de un líder, los separó por medio del discernimiento espiritual y los posicionó dentro del cuerpo, allí ellos permanecieron y llegaron a ser lo mejor de la tierra. Dios, ¡danos un Josué! Dios, vuélvenos a dar un Josué que mantenga la comisión con la Palabra.

De esa manera Dios le dijo: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él”, porque él tenía una comisión delante de él.

Ahora, qué gran líder llegó a ser Josué; nunca perdió una batalla, a menos que algo mal pasara en la iglesia. Cuando Acán tomó un lingote, no fue el carácter de Josué o mejor dicho, la fe lo que la causó. Fue que él tomó del campamento un manto babilónico, y un lingote de oro. Y cuando él lo hizo, eso–eso cambió todo el curso de la batalla.

Cuando un solo miembro sufre, todos los miembros sufren. Por quien Dios viene uno de estos días, hermano, es por una Iglesia sin mancha ni arruga. El viene por una Iglesia llena del Espíritu, en la que el Amor Divino de Dios soldó tanto sus corazones, que ellos caminan como uno.

La batalla, de toda esta confusión, tiene que ser ganada. ¿Están correctos los Metodistas, los Bautistas, los Presbiterianos, los Pentecostales, los Nazarenos, los Santos Peregrinos? Hay novecientas sesenta y nueve denominaciones diferentes, aparte los de Buda y–y todas las otras clases. ¿En dónde estamos? Algo está mal. Hay un lingote en el campo en alguna parte. Josué echó suertes.

Permítanme decir esto esta mañana, como Elías en el Monte Carmelo: “Si Dios es Dios, que El conteste como Dios”. Si la denominación Bautista está correcta, veámosla producir las señales de Jesucristo. Si los Nazarenos están correctos, veámoslos producir las señales, hacer las cosas que El hizo. Si los Pentecostales están correctos, veámoslos hacer las cosas que El hizo. Entonces lo sabremos.

Los discípulos de–de Josué dijeron: “Nosotros te seguiremos mientras veamos que Dios está obrando contigo como El obró con Moisés”.

Y los discípulos de Jesucristo deberían decir la misma cosa. “Nosotros trabajaremos contigo cuando veamos las señales de Jesucristo obrando en ti. Nosotros haremos eso”. Eso es lo que deberíamos hacer. Eso es lo que la Iglesia debería decir. Esa debería ser la actitud de la Iglesia–la Iglesia Cristiana. Entonces Uds. pudieran poner en orden: dones, señales, obreros. Si un hombre tiene un don de sanidad Divina, eso no tiene nada que ver con el que habla en lenguas. El que habla en lenguas no tiene nada que ver con el que tiene el don de profecía. ¿Ven?, tenemos fases diferentes de este ministerio.

Miren: cuando Dios me dio mi comisión... Yo he puesto toda esta base, para este solo propósito. “Dones y llamamientos son sin arrepentimiento”. Ningún hombre puede hacer de él mismo algo. Dios los hace lo que Uds. son, por Su gracia. No tenemos manera de hacernos nosotros mismos. Jesús dijo: “¿Quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?” ¿Quién se puede hacer él mismo más grande o más pequeño, por mucho que se afane? Uds. no lo pueden hacer.

Cuando Dios me dio la comisión, yo la dudé. Yo dije: “Yo soy suficiente, mejor dicho, soy insuficiente. Yo no tengo educación. Yo no puedo hacer estas cosas”.

Y muchos de Uds. aquí esta mañana, todavía están vivos hoy, que estuvieron cuando El apareció allá en el río, en esa forma de una Columna de Fuego, y se posó allí y habló, y dijo: “Como Juan el Bautista fue enviado para ser precursor de la Primera Venida de Cristo, así tu Mensaje será el precursor de la Segunda Venida”.

Miren lo que ha hecho. Esa Luz suspendida allá, se publicó en el periódico, y se dispersó por todos los Estados Unidos y en otras naciones.

El Doctor Lee Vayle, allí, estaba en Canadá en esa ocasión. El recuerda cuando se publicó en el periódico canadiense, creo que fue. ¿No fue así, Hermano Lee Vayle? En el periódico canadiense: “Luz mística aparece sobre la cabeza de un ministro local, mientras bautizaba”. Mucha gente dijo: “Es sicología”.

Pero un día Dios decidió tapar la boca de los incrédulos, porque Ella se quedó con la Palabra. Esa misma Columna de Fuego que guió a los hijos de Israel, es exactamente la misma hoy en día; está guiando a la Iglesia espiritual igual que Ella la guió en lo natural. El apareció otra vez, y ellos tomaron las fotografías ante los críticos y ante los examinadores. Aquí Ella ahora está suspendida. Es la Verdad, infaliblemente; haciendo las mismas obras, guiando al pueblo espiritualmente como Ella los guió en lo natural allá en el pasado, quedándose con la Palabra. Ahora, El dijo lo que era la comisión. Ahora recuerden: Dios nunca se apartará de Su comisión. Si....

Escuche también el Mensaje A El oid 60-0806

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top