Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

A Quien Iremos William Marrion Branham

A Quien Iremos MP3 - William Marrion Branham

60-0606

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
El es el mismo Dios; El obra en toda la naturaleza. Uds. pueden ver a Dios para dondequiera que Uds. miren. El sol hace brotar toda la vida vegetal, la vida de las plantas. La pequeña semilla... ¿Han puesto Uds. alguna vez su banqueta en el invierno, puesto una gran roca de concreto para hacer su banqueta, vaciar concreto tres o cuatro pies de separado [90 cm. y 1.2 m., respectivamente– Trad.], de ancho, quise decir, y vaciarlo a lo largo de una faja larga? ¿En dónde está la mayoría de pasto al siguiente año? Allí en la orilla del concreto. ¿Por qué? Uds. no pueden esconder la vida. Cuando ese sol empiece a brillar, esa vida brotará. Una pequeña semilla que esté muy metida allá a la mitad de esa banqueta se abrirá camino a través de ese concreto, por encima y rodeando y bajo rocas y palos y todo lo demás, hasta que sale y saca su cabecita para alabar a Dios. Uds. sencillamente no pueden esconder la vida. De seguro producirá vida cuando esa primavera llega y el sol cálido empieza a bañar la tierra; toda vida vegetal vive, si tiene vida en ella. Ese es el s-o-l [s-u-n, en inglés–Trad.]. Y únicamente hay una sola cosa que puede traer Vida Eterna: Eso es cuando llega el H-i-j-o [S-o-n, en inglés–Trad.], el Hijo del Dios Viviente. Nada que ha muerto en Cristo Jesús jamás... Uds. pudieran enterrarlo en el mar, o en donde pudiera ser; saldrá cuando esa Luz empiece a brillar. El es la Luz. El es la única Luz verdadera.

El sol, s-o-l, es la única luz verdadera que tenemos por la cual caminar. Estas luces son luces artificiales, y brillan en oscuridad. Nosotros no tenemos que caminar en esta noche por medio de luz artificial. Nosotros somos hijos del día, no hijos de la noche. Nosotros tenemos a Cristo, y El es la Luz Eterna. Y caminamos en El, porque El es la Luz; el Camino, la Verdad, y la Luz. “Ninguno viene al Padre, sino por Mí”. Ese es el por qué debemos llegar a Cristo. Esa es la razón que El era diferente de cualquier otro. El es el Unico que tiene estas cosas para dárnoslas. Así que, ¿adónde pudiéramos ir? Vaya y obtenga alguna luz en alguna parte, alguna otra luz. ¿Saben Uds.?, las cosas malas andan en la noche. Serpientes, bichos, toda clase de insectos, ellos vuelan en la noche debido a que son malos. Pero dejen que salga el sol, y ellos se van a un lugar oscuro tan rápido como se pueden ir. ¿Por qué? Ellos son de la oscuridad; ellos no quieren la luz. De esa manera se está poniendo el mundo hoy en día: no quiere la real y verdadera Luz del Evangelio. La Luz verdadera de Dios manifiesta las obras de un hombre.

Puede haber alguien tan necio como para decir: “Yo rehúso creer que el sol está brillando”. Esconder su rostro, meterse en su sótano, cerrar las puertas, y decir: “El sol no está brillando. Yo no lo creo. Uds. montón de fanáticos, Uds. vayan allá”. Bueno, nosotros no podemos ayudar a ese hombre; él está mal mentalmente. Ahora, si él quiere quedarse allí y esperar hasta que llegue la noche, y tomar su pequeña linterna y salir, mirando por ahí, pensando que él tiene alguna luz, bueno, él puede continuar de esa manera. Pero Uds. no se lo pueden decir. Ni tampoco podrá él disfrutar la bendición del sol. El nunca disfrutará sus grandes rayos que brillan, los rayos que dan salud. El nunca podrá ver la belleza de la creación, hasta que él realmente salga de eso, y camine en la luz. Y Jesús es esa Luz.

Ahora, Uds. pueden seguir adelante y unirse a la iglesia; es una cosa buena. O Uds. pueden servir a su credo; una cosa buena. Uds. pudieran pertenecer a logias; Uds. pudieran hacer estas cosas; yo no tengo nada que decir en contra de ellas. Pero lo que yo estoy tratando de decir, es esto: ¡Uds. necesitan la Luz! Y la Luz es Cristo. Y El es el Unico que puede dar Luz. Uds. pudieran encender esa luz. Si hubiera un montón de tierra aquí con muchos granos de maíz en ella, esa luz nunca producirá vida. No, señor. Esa luz artificial no producirá vida. Se necesita la luz del sol, los rayos de la luz de sol. Uds. dicen: “¿Qué diferencia hay, si da tanta luz como el sol?” No tiene el poder del rayo en ella para producir vida.

Y ni tampoco lo tiene la luz de algún credo o algún... todo lo demás fuera de Jesucristo; El es la Luz de Dios. Y El es el Unico que nos da el Espíritu Santo. Y cuando vivimos en Su Presencia, nos hace actuar diferente, mirar diferente, hablar diferente, ser diferente, porque estamos caminando en la Luz; hijos de Luz. Uds. viven en Ella; se bañan Uds. mismos en Ella; disfrutan Sus emisiones dadores de Vida. Esa es la razón que tenemos que venir a El para encontrarla. Uds. no la encuentran a través de un credo. Uds. no... es... Su credo, yo no estoy condenando su credo. Si Uds. tienen su credo y tienen a Cristo también, amén. ¿Ven? Pero si Uds. nada más tienen su credo, sin Cristo, están en una condición miserable. Correcto. No traten de entrar de esa manera, porque no dará luz. Uds. caminarán tropezándose toda su vida, nunca serán capaces de entender por qué esta gente llora, por qué ellos gritan, por qué palmean sus manos, hablan en lenguas. La sanidad Divina, los poderes de Dios, Uds. nunca lo sabrán a través de alguna luz artificial. Uds. tendrán que entrar en la verdadera Luz, la Luz de Jesucristo, la cual ilumina a todo hombre que a Ella viene. Entren en esa Luz. “Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre, sino por Mí”.

En cuarto lugar, yo quiero decir, que El es el único Fundamento Eterno. Correcto. Tenemos muchos otros fundamentos, pero Cristo es el único Fundamento Eterno. Todo lo demás se derrumbará, excepto Cristo. Uds. pudieran edificar su fundamento sobre riquezas. Uds. pudieran tener mucho dinero, y dejarle mucho dinero a sus hijos. ¿Qué causará? ¿A qué conducen las riquezas? A pesares, desilusiones, discusiones, desacuerdos, enemistades, matar a tiros, violaciones, asesinatos, y finalmente algunas veces, a suicidio. ¡El dinero! Los bancos pueden caer en bancarrota, cerrar, o suceder algo que Uds.... en una apuesta, Uds. pierden su dinero, luego toman una pistola y se estallan la cabeza. ¿Ven? Ese fundamento no es Eterno. Su dinero no tiene un fundamento Eterno. Uds. no pueden tener un fundamento Eterno sobre la popularidad. Ese es el gran pecado de América: tratar de ser popular; las mujeres tratando de vestirse con la moda popular, hombres tratando de actuar popular. Todas estas cositas sucediendo, de la manera como están sucediendo. Yo no tengo que empezar en eso la primera noche. Pero, yo no dije la tercera noche, o...?... Nos sobrepasaremos eso en esta noche. Pero, siendo popular... la popularidad por lo general conduce al pecado y a la desgracia (seguramente que hace eso), a tres o cuatro matrimonios y a toda clase de cosas. Y no tiene fundamento Eterno.

Algunas veces, una muchacha bonita, su belleza llega a ser una maldición para ella. Ella–ella se da cuenta; alguien le dice a ella al respecto. Ella quiere ser como alguna estrella de cine, o algo, en lugar de tratar de moldear su vida como la de Jesucristo. Ella edifica su fundamento completamente sobre eso, sin saber que ella únicamente tiene cinco años de vida verdadera: de los quince a los veinte; luego ella empieza a morir. Y Ud. basa todas sus esperanzas sobre eso, sabiendo que Ud. tiene que hacerse vieja si Ud. vive. Ud. tiene que hacerse vieja; Ud. tiene que acabarse. Y el rostro hermoso que Ud. tiene, se pudrirá allí en la tumba algún día, y los gusanos se lo comerán. Así que no hay fundamento Eterno en la popularidad, en quién es Ud., qué es Ud. Eso no tiene un fundamento verdadero; no está allí. Es como alguna gente que trata de edificar su fundamento sobre algo material. Miren a América hoy día y sus grandes programas de edificación. Yo fui la otra noche y prediqué en una iglesia en donde hay casi una ciudad. Y no hace más de diez o quince años, yo solía cazar ardillas en ese bosque. Y ahora, hay una ciudad grande edificada allí. Yo voy adonde solía cazar conejos; bueno, hay proyectos de casas por todas partes. Es un día de edificar, y cada uno está enloquecido edificando.

Un hombre, un cierto hombre, un hombre amable al que yo conozco, edificó desenfrenadamente por todas partes. Hizo abundante dinero, y continuó edificando más y más. El y su esposa, ambos, encendieron un cigarrillo en México hace unas cuantas semanas, y explotaron a pedazos debido a un escape de gas en el cuarto. ¿Y qué fundamento tienen Uds.? No hay fundamento sobre esas cosas; ellas son paja y rastrojo. Y ellas–ellas no pueden ser... tener edificados sobre ellas un Fundamento Eterno. Unicamente hay un Fundamento verdadero: ese es Jesucristo.

Hace algunos años, yo estaba allá en Nueva York con el Hermano Berg. Habíamos pasado por un edificio, y era un edificio grande, gigantesco. ¡Oh, era hermoso! Y el arquitecto había tomado mucho cuidado de cómo él lo iba a edificar, y de su elegancia. Y cuando llegamos al edificio, la sorpresa fue que casi lo había terminado completamente, pero había sido dejado allí. Nadie lo estaba ocupando. Y yo le dije a ese hombre con quien yo estaba: “¿Cuál es el problema?” Yo dije: “¿Qué pasa?” El dijo: “Ese edificio únicamente sirvió para un solo propósito”. Dijo: “El contratista estaba tan interesado en lo que él puso en el edificio, que olvidó excavar lo suficientemente profundo para asentarlo en el fundamento correcto. Así que fue condenado, y en cualquier momento ese edificio se derrumbará. Nadie lo quiere rentar; nadie lo quiere. No importa cuán hermoso estaba, no fue colocado en el fundamento correcto”. Hermano, hermana, permítame decir esto con todo respecto a Jesucristo, que a mí no me importa qué tan regularmente vayan Uds. a la iglesia, cuán bien Uds. se vistan, cuán buenos vecinos Uds. sean, a menos que hayan tomado tiempo para excavar hasta ese Fundamento de Jesucristo y colocar sus esperanzas en esa Roca sólida allí, sus edificios hermosos de iglesia, sus coros con túnicas, y todo lo demás (lo cual está bien), se derrumbarán uno de estos días. Dios lo condenará, porque no está puesto sobre la Roca, Cristo Jesús. El es el único Fundamento.

La ciudad de México, en donde tuvimos una gran reunión, en donde el niñito fue resucitado. Y allá en ese lugar grande en donde estábamos teniendo la reunión, uno de los hermanos me sacó al día siguiente a dar un vistazo por toda la ciudad (lo cual, la ciudad de México es un lugar hermoso). Pero, ¿qué encontré yo cuando salí allí? Mirando por toda la ciudad, algunas de las arquitecturas más modernas que yo he visto. ¡Oh!, ellos pusieron todo su empeño para lograrlo. Pero lo que pasó, es que ellos nunca excavaron para encontrar el fundamento correcto. Un gran porcentaje de la ciudad de México, los edificios, o están inclinados hacia adelante, o hacia atrás, o hacia los lados. Ellos nunca llegaron a la roca. No importa cuán hermoso se miraba el edificio, no fue edificado sólidamente sobre la roca. Y cuando Uds. estén empezando para Dios, no edifiquen sobre algún fundamento falso, no edifiquen sobre emociones, no edifiquen sobre algún credo, sino que edifiquen su vida en las manos de ese Fundamento Eterno, Jesucristo, esa Piedra Principal del Angulo. Luego edifiquen desde ahí en adelante; no importa cuán rápido o cuán lento, Uds. tienen el fundamento correcto. Edifiquen sobre El, porque El es el único Fundamento que tiene seguridad. Pero Uds. están seguros en Jesucristo. Mientras Uds. estén en El, están seguros de la tormenta. El es el único Fundamento.

Eso fue en cuarto lugar. En quinto lugar: El es la única felicidad, gozo, y paz Eterna. ¿Qué más pudiera yo decir? El es el único gozo Eterno, felicidad Eterna, y paz Eterna. “Mi paz os doy; Yo os la doy no como el mundo la da. No se turben vuestros corazones”. El es la única paz, y la única felicidad Oh, Uds. se pudieran reír como un simplón; Uds. pudieran volverse histéricos con alguna estrella de cine diciendo un chiste o algo. Pero, ¿qué es? Uds. únicamente están haciendo un ruido; pronto se pasa. En unos cuantos minutos todo se termina. Pero cuando un hombre ha llegado a un lugar en donde él ha encontrado el gozo que hay de saber que sus pecados están perdonados, que él está muerto y su vida está escondida en Dios por medio de Cristo, sellado por medio del Espíritu Santo, es gozo indecible y lleno de gloria en el poder del Dios Eterno, sabiendo que Ud. está descansando seguro en Su amor y gracia. O si la escuela continúa o si no continúa, ¿qué puede importar? Si Ud.....

Me gustaría decir...?... A todos nosotros nos gustaría regresar, al Hermano Sullivan, y a mí, regresar a cuando teníamos dieciocho años de edad. Seguro que nos gustaría. Pero, ¿qué si pudiéramos regresar a los dieciocho años de edad, y luego... y vivir quinientos años? ¿No seríamos una antigüedad? Seguro que sí. Sería mejor si siguiéramos y viviéramos y nos envejeciéramos, y tuviéramos barbas largas y demás, que vivir quinientos años. Pero no pudiéramos regresar a los dieciocho años de edad y ser... Porque pudiéramos... no pudiéramos crecer, como la vida moderna crece de esa manera. Porque los adolescentes de este día no son como ellos eran en mi día. Y al día siguiente sería lo mismo. ¿Qué si en esta noche, Uds. tuvieran salud perfecta? ¿Qué si Uds. no tuvieran una dolencia o un pesar, y sin embargo... y Uds. supieran que son–son Cristianos? Sin embargo en esta vida, sólo en esta vida, Uds. no tienen satisfacción, ni felicidad Eterna, hasta que Uds. estén anclados en Cristo.

¿Cómo saben Uds. en esta noche...? Uds. dicen: “Yo me siento perfectamente bien, Hermano Branham”. ¿Cómo saben Uds. que su madre no se está muriendo en este momento? ¿Cómo saben Uds. que papá no se mató hace unos cuantos momentos? ¿Cómo saben Uds. que el bebé no fue atropellado y murió? ¿Cómo saben Uds. estas cosas? ¿Ven?, aquí es una paz incierta. Uds. no tienen paz. No fue intencionado para que Uds. tuvieran paz aquí. Si la tuvieran, Uds. se acostumbrarían al mundo. Dios no quiere que Uds. se acostumbren a este mundo. El quiere que Uds. descansen en El. Vengan a El, entonces Uds. tienen paz. A mí no me importa lo que suceda. Si Uds. dijeran que los rusos están a punto de jalar el gatillo en este momento, para enviar una bomba atómica, un real Cristiano nacido de nuevo, tiene paz Eterna en su corazón. Nada, no hay nada que pueda dañarlo. Que disparen la bala. Bueno, el–el humo no se esparciría por toda la calle aquí, cuando ya estaríamos en Gloria con Jesús, parados allí en inmortalidad, a Su semejanza, para nunca estar enfermos, para nunca tener un pesar en el corazón, para nunca tener una desilusión.

Yo quiero que encuentren algún lugar, un fundamento, algo sobre el cual Uds. puedan edificar que los llevará Allá, fuera de Jesucristo. Yo quiero que Uds. encuentren algo que les dará tanto así de satisfacción. Uds. encuéntrenlo, luego vengan y díganme. Yo he hecho todo lo que era capaz de hacer, y yo he intentado algunas cosas que no era capaz de hacerlas. Pero yo nunca he encontrado nada todavía que alguna vez haya igualado el lugar de ese torrente dador de Vida del poder de Dios, cuando el Espíritu Santo vino sobre mí, esa noche, hermano, y ancló mi alma en Su Eterna salvación. Es paz como un río. El Hermano Shakarian solía cantar: “Paz como un río”; algo sucedió. Vivir o morir, ¿qué puede importar? Vamos a estar en Su Presencia, cambiados de nuevo a un hombre y a una mujer joven, vivir de esa manera por siempre y para siempre, eternamente. Así que, ¿de qué tenemos que preocuparnos? No hay felicidad perfecta fuera de eso. El es....
Primero: El es el Camino; segundo: El es la Verdad; tercero: El es la Luz; cuarto: El es el único Fun-... Fundamento Eterno; y quinto: El es la única felicidad y gozo Eterno; sexto: El es la única Realización Perfecta perdurable. El es. Uds. díganme de alguna parte, o de algún lugar, al que Uds. pudieran ir, o algo que pudieran hacer, o algo que pudieran lograr, que sea Eterno, fuera de Jesucristo. Díganme si Uds. pudieran edificar una casa que sería Eterna. Díganme si Uds. pudieran edificar una popularidad que sería Eterna. Díganme si Uds. pudieran obtener suficientes riquezas que serían riquezas Eternas. Uds. no pueden hacerlo. No hay nada fuera de Jesucristo. El es la Realización Perfecta Eterna. Y si Uds. han logrado mucho en su vida, Uds. nunca han logrado todavía la cosa Eterna, hasta que hayan encontrado a Jesucristo y lo tengan a El en su corazón. El es la Realización Perfecta Eterna.

Como séptimo y último, yo pudiera decir esto: El es la única Traslación (correcto), el Unico en el que Uds. pueden ser trasladados. “Aquellos que están en Cristo, Dios traerá con El cuando El venga”. Esa es la única traslación, es en Jesucristo. Oh, nosotros tenemos todas otras clases de cosas. Como hace algún tiempo, yo estaba hablando en un desayuno de Los Hombres de Negocio. Creo que fue en Puerto Rico. Y alguien me dijo, él dijo: “Ud. es un predicador. ¿Y qué anda haciendo aquí en estos... con estos hombres de negocio?” Yo dije: “Yo soy un hombre de negocio”. El dijo: “¿Qué clase de negocio tiene Ud.?” Yo dije: “Seguros”. El dijo: “¿Qué clase de seguros vende Ud.?” Yo dije: “Seguridad bendita, seguros de vida”. Yo dije: “Si Ud. está interesado en una póliza, me gustaría hablarlo con Ud.” Correcto, yo estoy interesado.

Un día, un amigo mío, Wilmer Snyder, un muy buen amigo mío, éramos íntimos amigos, él vendía seguros de vida de la compañía Prudencial, y llegó a mi casa, y él dijo: “Billy, me gustaría hablar contigo sobre un seguro”. Y yo dije: “Oh, yo tengo seguridad”. Y él dijo: “Oh, perdóname”. Dijo: “Yo no sabía eso, Billy”. Dijo: “Creo que tu esposa me dijo que tú no tenías ninguno”. “Oh”, yo dije: “Sí tengo”. Mi esposa me miró, como diciendo: “¿Qué es lo que le ha pasado a él?” Y eso... Ella dijo, me miró, dijo: “¡Billy!” Yo dije: “Bueno, claro cariño, yo tengo seguridad”. Yo nunca dije: “Seguro”; yo dije: “Seguridad”. Yo dije: “Yo tengo seguridad”. Y Wilmer Snyder me dijo, él dijo: “¿Qué seguro tienes tú, Billy?” Yo dije: “Bendita seguridad, mío es Jesús; ¡oh qué anticipo de la gloria Divina! Yo soy un heredero de salvación, comprado de Dios, nacido de Su Espíritu, lavado en Su Sangre”. “Oh”, él dijo: “Billy, eso está muy bien. Yo aprecio eso”. Dijo: “Yo tengo un hermano que es un predicador, como tú sabes: Howard”. Y yo dije: “Sí”. El dijo: “Pero, Billy, eso no te meterá allá en el cementerio”. Yo dije: “Yo lo sé; pero me sacará. Yo no estoy preocupado de entrar allá. Yo sólo estoy...” Yo no estoy ni una pizca interesado de entrar allá; la cosa que yo quiero saber es cómo salir de allá. Correcto. Que Cristo es la única Seguridad.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top