Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Mas Al Principio No Fue Así William Branham

Mas Al Principio No Fue Así MP3 - William Marrion Branham

59-1125

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Jesús se encontró con esas personas en Sus días, y El dijo: "En vano me adoran, enseñando por doctrina mandamientos de hombres". La gente, en vano la gente adorando... Alguien dice: "Bueno, Hermano Branham, si uno verdaderamente adora a Dios es eso... El seguramente que lo aceptaría". El no aceptó a Caín. Y Caín lo adoró a El con tanta reverencia como Abel lo hizo. Caín edificó un altar; Caín hizo un sacrificio; Caín adoró, edificó una iglesia, hizo sus ofrendas, y todo lo demás, tan religioso como era Abel, pero él vino de la manera incorrecta.
Dios tiene una manera. Y debemos someternos a esa manera. Y esta Biblia es la manera. No libros de textos, credos, o algo fuera de esta Biblia. Si es contrario a esta Palabra, yo no lo creo; pero si cuadra con la Palabra, amén.

Así que el hombre toma y edifica iglesias y pone credos en ellas. Cuando Jesús vino a la tierra El encontró personas preciosas tratando de encontrar salvación en la iglesia. ¿Qué estaban recibiendo? Ceremonias, derramando agua, lavando platos, y usando vestiduras. Eso es lo que ellos tenían: ceremonias. Ellos no recibieron salvación; salvación es liberación. Así que ellos no recibieron salvación; ellos recibieron un montón de ceremonias.

    Si El viniera hoy, ¿qué encontraría? Casi lo mismo. La gente está acudiendo a la iglesia por salvación y está recibiendo un montón de credos. Lo que nosotros necesitamos es el Espíritu Santo; no credos, poder es lo que necesitamos. La Iglesia está basada sobre el nuevo nacimiento y el Espíritu Santo. El diría la misma cosa hoy como la dijo en ese entonces. Cuando decimos: "Bueno, nosotros recitamos el credo de los apóstoles". El diría: "Mas al principio no fue Así". Muéstrenme en dónde se encuentra en la Biblia el credo de los apóstoles". Nunca estuvo en la Biblia, no hay parte de ello en la Biblia. Es un credo hecho por el hombre. Si el apóstol tenía alguna clase de credo, era arrepentirse, si es que hay alguna clase de credo al cual el apóstol invocó. "Arrepentíos, y bautícense, y recibiréis el Espíritu Santo". Si ellos hubieran tenido un credo, hubiera sido ése.

    Pero ellos predicaron el Evangelio. Y "el Evangelio no sólo vino por la Palabra, sino por el poder y las demostraciones del Espíritu Santo", porque esas señales no podían seguir al creyente a menos que el Espíritu Santo lo demostrara. Así que predicar la Palabra sólo era la Simiente. Cuando Ella cayó en el corazón trajo nueva vida, y las señales siguieron al creyente.


Ahora, Jesús dijo: "En vano me adoran, enseñando por doctrina mandamientos de hombres". Y ellos acudieron a la iglesia y recibieron ceremonias. Como Uds. saben, Jesús dijo, creo que los llamó allí, "paredes blanqueadas", cómo era que ellos lavaban sus manos frecuentemente, y tenían tradiciones, y eran tan religiosos para eso, tan píos como podían ser; pero cuando vino Jesús, El cambió completamente la cosa. Y El les predicó algo más a ellos. Y las iglesias estaban en contra de El. Y ellos dijeron: "Bueno, ¿por qué los ancianos dicen esto?"

    Jesús dijo: "Mas al principio no fue Así".

    Dios dirige a Su Iglesia. Dios vive en Su Iglesia. Nosotros nunca deberíamos menguar ni una pizca. Y hoy, cuando venimos a recibir el Espíritu Santo, y la gente quiere subir y estrechar manos con el pastor y decir: "Mire, yo creo que he recibido el Espíritu Santo." Algunos de ellos toman comunión y dicen que han recibido la santa eucaristía. Escuche, hermano: la santa eucaristía nunca vino por comer la comunión. El Espíritu Santo vino como un poderoso viento recio del cielo que soplaba, y llenó todo el lugar en donde ellos estaban sentados. Y la Biblia no promete algo parecido, sino que ese mismo Espíritu Santo sería para toda persona que Dios llamaría para entrar en Su Iglesia. "Porque la promesa es para vosotros, y para vuestros hijos, y para los que están lejos; y para cuantos el Señor nuestro Dios llamare", aun hasta esta noche, no algo parecido, sino el mismo Espíritu Santo, la misma bendición, con las mismas señales, con las mismas maravillas.


Jesús dijo: "Sobre esta roca edificaré Mi Iglesia; y las puertas del infierno no pueden prevalecer contra Ella". ¿Qué clase de roca era? La madre iglesia Católica dijo que era sobre Pedro, la roca. Si eso es correcto, él se descarrió unos cuantos días después. Si sólo hubiera... Los Protestantes dijeron que era sobre Jesús la Roca.

    Permítanme decirles mi versión de ello. El dijo: "¿Quién dicen los hombres que Yo soy?"

    "Unos dicen que Tú eres Elías; y otros dicen que Moisés; y otros dicen esto o lo otro".

    El dijo: "Pero, ¿quién decís vosotros?" No es lo que alguien más dice; es lo que nosotros pensamos; es lo que Ud. dice. ¿Cuál es su opinión de ello? Dios hace esa pregunta a todo hombre aquí en esta noche: "¿Cuál es su opinión de esta cosa que está sucediendo?" ¿Está con la Palabra? Pruébela con la Palabra.

    Pedro dijo: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente".

    El dijo: "Bienaventurado eres tú, Simón, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos. Sobre esta roca..." ¿Cuál roca?

    La revelación de la Palabra de Dios, espiritualmente revelada. "Sobre esta roca Yo edificaré Mi Iglesia; y las puertas del infierno no pueden prevalecer contra Ella".

    Por todas las edades hemos tenido credos, y denominaciones, y cuanto más, pero la Iglesia del Dios Viviente continúa igual. Es una minoría; yo sé eso. Pero algún día será una mayoría, cuando los redimidos de todas las edades se levanten para irse con Ella, para ir a encontrar a Jesús. Es la Iglesia del Dios Viviente.

La gente dice hoy como ellos dijeron en ese entonces. Ellos dicen hoy: "Oh, la Biblia dice esto y eso, pero..." No hay "pero" en ello. Jesús dijo que sería el mismo ayer, hoy, y por los siglos. La Biblia lo dice, y eso lo concluye. No hay quizás, y si, o algo más en el camino de ello. Es Jesucristo el mismo ayer, hoy, y por los siglos. La Palabra de Dios es Eterna.

    Algunos de ellos dicen: "Oh, yo creo que Jesús era el Hijo de Dios; pero el Espíritu Santo, yo no creo que ellos tienen que recibirlo hoy como ellos tuvieron que recibirlo en aquel entonces". ¿Ven?, ellos toman los mandamientos de Dios y los hacen sin efecto para el pueblo, enseñando tradiciones de la iglesia; credos y denominaciones, y los hacen tradiciones. No deberíamos hacerlo. Deberíamos quedarnos con la Palabra de Dios. Si la Palabra de Dios es verdad, entonces todo lo demás es una mentira. Quedémonos con la Palabra.

Y si la Palabra hace una promesa, Dios guarda esa promesa. Si no tenemos la suficiente fe como para hacerla que suceda, entonces simplemente digamos que no tenemos la suficiente fe: "Ore por mí para que yo sí la tenga". Si no tenemos la suficiente fe para emprender una paseadita en la tarde como Enoc lo hizo, y caminar hacia arriba al Hogar con El, yo nunca me pararía en el camino de alguien que sí tuviera tanta fe Así. Yo bendeciría a Dios por ese hombre que tuviera esa clase de fe, que podría caminar al Hogar con El. Sí, señor. Yo nunca pondría una piedra de tropiezo en su camino.

    Enoc simplemente se cansó de dar vueltas; él había caminado con El por quinientos años y–y lo agradó a El todo el tiempo. Dijo: "Simplemente no me estoy adaptando a la tierra, Así que, creo que me iré a Casa con El en esta tarde", y tan sólo caminó hacia arriba atravesando el cielo. ¡Oh, quisiera que yo tuviera esa clase de fe! Se va a necesitar esa clase de fe en la Venida del Señor, para emprender una paseadita alguna tarde aquí, y caminar hacia el Hogar con El. Sí, si un hombre tuviera esa fe, yo nunca pondría ni una paja en su camino. Yo alabaría a Dios por él, tanto como pudiera. Sí, señor, porque tendremos que ser de esa manera antes que seamos raptados con El en los últimos días.


Pero los hombres dicen: "Ya pasaron los días". Luego nos preguntamos hoy... Ahora, hemos tenido grandes avivamiento en la nación. Billy Graham, Jack Schuller, Oral Roberts, grandes hombres como ésos que han recorrido el país. Y ellos predicaron, y predicaron, y predicaron con todo su corazón. Millares de millares vinieron al altar. Y una semana después de eso, millares de millares se fueron. Ellos no saben qué sucedió con ellos. Luego ellos se preguntan. Y luego nosotros llegamos a un lugar tal que nos preguntamos: ¿cómo fue que se quedaron en el principio?

    Cuando el Sr. Graham, nuestro generoso hermano y amigo, estuvo en Louisville, yo asistí a su desayuno. De cierto él les dio a los ministros una restregada en esa mañana. El dijo: "Yo vengo aquí y predico con todo mi corazón, y hago que los pecadores vengan al altar. Y yo les doy sus... la–la tarjeta a Uds. Y Uds. se sientan en la oficina con sus pies arriba del escritorio, y les escriben una carta". Dijo: "Uds. deberían salir y visitarlos, estrecharles sus manos después de la cena, invitarlos a su iglesia". Dijo: "En lugar de eso, Uds. se sientan en su oficina y hacen que su secretaria les escriba una carta a ellos". Dijo: "¡Es pereza entre Uds.!" Y él verdaderamente les dio una buena regañada.

    El dijo: "Ahora, cuando Pablo entraba en una ciudad, él convertía a uno. Cuando él regresaba al año siguiente, ese convertido había convertido treinta". El dijo: "Yo entro en una ciudad, convierto a treinta, regreso al siguiente año, y no tengo ni uno".


"Bueno", yo pensé: "Quizás... ¿a dónde fue Pablo entonces después de que convirtió a ése?" Pablo se fue a otra ciudad. Pero él llevó a ese convertido tan profundo en Dios, al grado que fue lleno con el Espíritu Santo, y su corazón estaba ardiendo; él salió y convirtió a otro. Eso es el problema, hermano: no los llevamos lo bastante profundo en Dios. Nosotros sólo les permitimos que se emocionen todo bajo un mensaje en alguna parte, o con algunas alabanzas, pero deberíamos llevarlos hasta que sean llenos con el Espíritu Santo, y mueran y se pudran a estas cosas del mundo, y nazcan de nuevo por el Espíritu Santo de Dios. Entonces el Espíritu Santo estará ardiendo en ese corazón; él no podrá quedarse quieto; tiene que moverse y hacer algo. Dios fluye completamente a través de él, completamente sobre él, completamente en él. Todo su objetivo es Dios: salvar a alguien. Mientras Cristo está en el corazón, él hará las obras del Padre cada vez. Y las obras del Padre y la voluntad del Padre fue, de salvar a la gente. 

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top