Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Oyendo, Reconociendo Y Actuando William Branham

Oyendo, Reconociendo Y Actuando MP3 - William Marrion Branham

60-0221

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Moab era bueno, una gran nación, era su hermano. Y Jacob había hecho todo, él había sido un renegado; pero todavía tenía una cosa que alcanzar, y ésa era el obtener esa promesa, esa primogenitura. Aquí viene Israel, los hijos de Jacob, con el mismo objetivo. Ahora, ¿quien está bién?

Balaam construyó siete altares; en Israel había siete altares. Balaam ofreció siete sacrificios de bestias limpias; Israel ofreció siete sacrificios de bestias limpias. Por lo que al ritual se refiere, Moab era tan religioso como Israel, Esaú era tan religioso como Jacob, y Caín era tan religioso como Abel lo era. Pero, ¡es la elección lo que cuenta!

¡Cuán ciegos! Cuán ciegos los hijos de Esaú, los Moabitas, hablando espiritualmente, miró hacia abajo en donde Israel estaba y dijo: "Míralos, ellos no son una denominación. Son un montón de renegados. Ellos viven en tiendas. Y nosotros somos una gran nación. Han echo maldad, y no se han organizado. Solamente andan de un lado para otro, siguiendo a un profeta." Pero él falló en ver la Serpiente de Bronce y la Roca herida que iban delante de ellos. El falló en ver ese grupo elegido, llamado, siguiendo la orden Divina de Dios hacia la tierra prometida.

Así es de la manera que es hoy día. Ellos dicen: "Es un montón de aleluyas. Es un montón de gente que es ésto y que es lo otro." Pero fallan en ver que es el seguir la dirección de la Palabra de Dios.

Israel iba en su camino hacia la tierra prometida. Dios, en Su Palabra, hizo una promesa.

La razón que Jacob decidió encontrar esa primogenitura, fuera como fuera, pues él la quería, era porque él sabía que la primogenitura contenía las bendiciones, contenía vida.
A él no le importó como la obtuviera, con tal de obtenerla. Esa fue la cosa principal. No importaba de la manera que viniera. El la quería, tenía que obtenerla. Y la obtuvo. "Bienaventurados lo que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán hartos." El se propuso, fue tras ella y la recibió.

Israel iba en camino a la tierra prometida. No importa cuántos Moabitas y cuántas maldiciones estaban sobre ellos, ellos siguieron caminando directamente a la tierra prometida.

Y hoy día Ud. nunca . . . no importa cuánta ley ellos le apliquen, cuanta acusación, cuánta persecución, cuantas cosas malas ellos digan, cuantas veces los llamen "aleluyas," cuantas veces ellos digan cosas perversas, la iglesia seguirá caminando. Tiene que. Pues está parándose en la Palabra de Dios.

En una ocasión, dos reyes se unieron. Y uno de ellos era Achab, un inicuo, y el otro era Josafat; la iglesia carnal y la iglesia espiritual.

Achab era un creyente fronterizo, tenía profetas. Y ellos no eran infieles, no eran idólatras, eran profetas Israelitas, pero todos ellos estaban alimentados y vestidos y bajo la enseñanza del rey Achab. Llegaron a un lugar tal que ellos tenían toda la política respaldándolos.

Josafat vino e hizo una alianza, lo cual estuvo mal.

Ud. nunca debería unirse con incrédulos. Nosotros no deberíamos por ningún motivo, poner nuestros nombres en los libros de registro de las iglesias que no creen el Evangelio completo. ¡Nunca! Ud. se va a meter en problemas

Y ellos se metieron en problemas. Y este hombre justo dijo: "¿No deberíamos de consultar primero al Señor, y saber así, si deberíamos subir a Ramoth de Galaad?"

Ahora, fíjese cuán perfecta la situación se miraba. Decían: "A nosotros nos pertenece Ramoth de Galaad. Es propiedad nuestra, el Dios vivo nos la ha dado y los Sirios la tomaron. ¿No subiremos y poseeremos esta tierra?" ¡Y él hizo el discurso tan bonito y tan legal y tan justo, que Josafat cayó!

Y hoy día, el predicador puede pararse en el púlpito con tal intelectualidad y elocuencia y educación, que pueden explicar el Poder del Espíritu Santo fuera de la Biblia, ellos pueden explicar sanidad Divina de la misma manera, ellos pueden explicar el hablar en lenguas e interpretaciones, ellos pueden explicar el bautismo del Espíritu Santo para otra edad.

Pero un hombre que es elegido de Dios, un hombre . . .  "Mis ovejas oyen Mi Voz." Si Ud. tiene esa elección de Dios en Ud., nunca lo hará que Ud. tropiece.

Josafat, el rey justo dijo: "¿No hay aquí un profeta, por el que pudiéramos consultar al Señor?" Achab no tenía uno.

Esta es de la manera que la iglesia carnal lo está haciendo hoy día. Oh ellos tienen seminarios llenos de predicadores, grandes hombres, grandes profesores, intelectuales, listos, inteligentes, oh mi Señor, mucho más allá del talento de la iglesia natural . . . quiero decir, de la iglesia espiritual.

En los días de Noé, en aquellos días, mire a la iglesia natural. ¿Qué eran ellos? Científicos, edificadores hombre inteligentes. Pero los elegidos, Enoch y Noé, eran pastores de ovejas y campesinos, humildes, sin educación, no inteligentes, pero conocían a su Dios; algo en ellos, moviéndose, llamando. Volveremos a ésto después de un momento.
Así que, Josafat dijo: "¿No hay aquí un profeta

Oh claro, la iglesia carnal los tenía. "Seguro que tenemos," contestó, "tengo aquí un seminario, lleno de ellos."

Y trajeron a cuatrocientos. Ahora, estos no eran infieles. Eran adoradores de Jehova Dios.
Así que vinieron y dijeron: "Permítenos un momentito y profetizaremos." Así que todos se juntaron y regresaron con, "La Palabra del Señor," Y dijeron: "¡ASI DICE EL SEÑOR!" Eran profetas Israelitas. "¡ASI DICE EL SEÑOR!" Sube, porque el Señor es contigo. Y tomarás Ramoth de Gilead, porque en realidad pertenece a Israel." Y uno de los líderes hizo dos grandes cuernos de hierro, para representar de la manera que lo iba hacer. Y dijo: "Con éstos acornearás a los Sirios hasta echarlos de Ramoth de Galaad." ¡Pero Josafat, había algo en él!

Oh, espero que Dios ponga ésto en sus corazones. No es algo que Ud. mismo puede adquirir por educación, no es algo que Ud. mismo lo puede adquirir leyéndolo. Es lo que Dios, por elección, hace por Ud. "No es del que quiere, ni del que corre, mas del que Dios tiene misericordia."
58 Josafat dijo: "Son hombres bién vestidos." Sin duda que él dijo algo como ésto: "Son inteligentes, y los hombres más listos que yo jamás he escuchado. Están al día en educación. Están en un acuerdo. Ellos tienen una gran unidad entre ellos. Y son listos, y tienen mucha Verdad."

Todo error tiene algo de Verdad. La mentira más grande que alguna vez se haya dicho, fue la que Satanás le dijo a Eva, y en ella había noventa y nuevo punto nueve por ciento de Verdad.

"Hay mucha Verdad en lo que ellos están diciendo, ¿Pero, no hay otro más?"

Bién, ¿qué piensa Ud. que ese hombre contestó? "¿Tú dices éso cuando aquí tenemos cuatrocientos de los más inteligentes, de lo mejor? Ellos no andan vagando en el desierto medio desnudos, cubiertos con pieles de ovejas, o algo así. Son hombres que yo he alimentado, que yo he educado. No son hombres que no saben sus ABC'es. Ellos son de escuela y saben las cosas. Se están día y noche, leyendo los escritos y las profecías. Ellos saben lo que está bién. Yo los tengo preparados, y aquí están llegando a un acuerdo, cuatrocientos de ellos, diciéndo: "¡Ve y sube, el Señor es contigo!"

Pero si pudiera leer la mente de Josafat por unos minutos, él hubiera pensado: "Hay algo que no suena bién. Hay algo que no se mira bién. ¿No hay uno más por allí?"

"Oh, si," contestó él, "hay uno más, pero no pertenece a la organización. Es una clase de fulano algo diferente. Es un renegado." Es como Jacob. "Pero le pudiéramos preguntar. Dicen que es un profeta. Pero yo lo dudo, porque siempre me trae maldiciones, diciéndome ésto, o lo otro, nunca me profetiza bién." ¿Cómo pudiera él? ¿Vé?

Así me dijeron: "Traíganlo. El es hijo de lmla." Y fueron y lo trajeron.

Y alguien en el camino le dijo: "Mira, tú dí la misma cosa que ellos dicen. Tú debes estar de acuerdo con la asociación. Y sinó, ¡ay de tí!"

Y él dijo: "Yo diré sólamente lo que Dios me ponga en mi boca para decir y nada más."

Y antes de llegar allá, le dieron una noche para consultar, y dijo así: "Sube, pero yo veo a Israel disperso como ovejas que no tienen pastor."
Y Achab dijo: "¿No te lo dije yo?"

Ahora, allí había cuatrocientos en contra de uno. Cuatrocientos hombres entrenados, listos,
educados, inteligentes, en contra de Micheas, un hombre ignorante, como nosotros lo hubiéramos llamado. Un hombre, pero ese hombre tenía la Palabra del Señor, y éso hizo la diferencia. Cada uno de ellos era falso, lo probaron ser falsos. ¿Por qué Micheas era tan diferente? ¿Tenía que ser pobre, para ser diferente? No. ¡Lo que hizo diferente a Micheas, fue que se quedó con la Palabra! Se quedó con la Palabra de Dios.

Ahora, está prometido que en estos días, "Dios derramaría de Su Espíritu." Está prometido en Daniel que:". . . en los días cuando la piedra hiera a la imagen en el pie, el pueblo que conoce a su Dios hará proezas." ¡Profecía tras profecía! Y todos los seminarios, el inundo, no pueden anularlo. Dios lo va a hacer de todas maneras, y hay pueblo que lo va a seguir. ¿Vé? La iglesia carnal, la natural, y la iglesia Sobrenatural. Vé Ud., la Palabra hace la diferencia.


Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top