Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

El Cordero Y La Paloma William Marrion Branham

El Cordero Y La Paloma MP3 - William Marrion Branham

60-0805

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Y recuerden Uds. que yo predije eso en 1933. Y será de esa manera. Pues yo vi una visión que antes del tiempo del fin, esa cosa grande y poderosa se levantó en los Estados Unidos, y ella llegó a ser como rastrojo. Así que entonces, va a suceder. Yo dije: “Los automóviles saldrán en la forma como de un huevo”. Uds. saben cómo se miraba un automóvil del año ’33. Y yo dije: “Aun irán viajando en la carretera, y ni siquiera tendrán que ser conducidos”. Ellos ya sacaron uno; yo lo vi aquí no hace mucho tiempo. Serán controlados por algo electrónico, o por medio de un poste magnético, para reducir su velocidad y demás, y para aumentar su velocidad; ellos no pueden chocar uno con el otro, y demás. Y yo tengo escrito eso en un libro desde 1933. Y será de esa manera (estamos llegando a eso ahora; estamos justamente en medio de eso), porque el Espíritu Santo es el que guía a la Iglesia, y nos advierte de los peligros que vienen.

Ahora, encontramos en nuestras iglesias hoy en día, las cosas que están sucediendo. Ahora, solía ser hace mucho tiempo... Miren, no se enojen ahora conmigo. Yo les quiero mostrar a Uds.... Ahora, estamos hablando tocante a lo que está en las denominaciones, pero ahora vamos a llegar a casa, a los Pentecostales, sólo un momento. Nos vamos a preguntar, qué es lo que ha sucedido con nuestra gente Pentecostal. Uds. saben, solía ser una cosa horrible que nuestras mujeres se cortaran su cabello. Solía ser horrible. Yo recuerdo eso, y yo únicamente he estado con ellos sólo unos cuantos años. Pero ahora, está bien que se corten su cabello, pero la Biblia dice que el cabello en una mujer es para su gloria. Y la Biblia dice que si una mujer se corta su cabello, ella deshonra su cabeza, la cual es su esposo. Y si ella se corta su cabello, entonces su esposo tiene el derecho de divorciar a esa mujer deshonrosa. Esa es la enseñanza de Pablo en Corintios. Uds. argumenten con él. Miren, yo sé que eso duele.

Mamá nos solía llamar a... y me solía decir... Cada sábado en la noche teníamos que... En una tina de cedro tomábamos un baño. Y yo era el mayor, y ocho tomaban un baño en esa misma tina, antes que yo, y soló ponía un poco más de agua caliente en ella. Y entonces, cada sábado en la noche, debido a lo que comíamos, teníamos que tomar una dosis de aceite de ricino. Yo no lo puedo soportar hasta el día de hoy. Y me acercaba a ella, sintiendo nauseas, y apretando mi nariz, y decía: “¡Mamá, no puedo soportar esa cosa!” Ella decía: “Si no hace que te sientas muy mal, no te hace ningún bien”. Y de esa manera es el predicar el Evangelio: si no los enferma un poquito, si no les hace algo a Uds., no les hace ningún bien. Pero esa es la verdad. Muchas de nuestras mujeres Pentecostales han llegado al punto que están usando esa ropita para ir a cortar el césped del patio de enfrente, y cosas; ¡mujeres Pentecostales están dejando a sus hijas jovencitas salir así!

Ellos hablan tocante a la delincuencia juvenil; es delincuencia parental, ese es el problema. Luego hablan tocante a la ignorancia de Kentucky. Algunas de esas mamás anticuadas de allá, dejen que sus hijas lleguen de la manera que algunas mujeres lo hacen, a las cinco de la mañana, y el maquillaje desparramado por toda su cara, sus cabellos enmarañados de esa manera, y ella tomaría una vara de nogal, y le quitaría el resto de la ropa, y también el pellejo de ella. Entonces llaman a eso ignorancia. Dios sabe que necesitamos más mamás como ésas. Eso es exactamente correcto. Y nuestras mujeres han llegado al punto que fuman cigarrillos. Ud. dice: “Bueno, mire, espere un momento, predicador. Ese es mi privilegio americano”. Yo lo sé, pero si Ud. es un cordero, Ud. lo cederá. “Bueno, yo pertenezco a tal y tal iglesia”. Muy bien, si Ud. es un cordero, Ud. cederá sus privilegios. “Bueno, yo veo a todas las otras...” Sí, correcto, pero Ud. es diferente; si Ud. es Cristiana, Ud. tiene que ser diferente. Una mujer dijo: “Yo no uso pantaloncitos cortos, yo uso pantalones”. Yo dije: “¡Eso es peor!” Correcto. “La Biblia dice que es una abominación que una mujer use ropa de hombre”.

Yo hablé sobre eso en una de las reuniones, y una mujer me escribió una carta muy extensa. Ella dijo: “Mire, espere”, dijo, “Ud. se está basando en una doctrina hecha de hombre”. Dijo: “¿Qué va a hacer una mujer cuando ella está allá montada en un caballo en una área infestada de mosquitos, juntando el ganado?” Yo soló le contesté, yo dije: “Ese no es el trabajo de una mujer. Si ella se mantuviera en su lugar, no tendría que estar allá”. Eso es exactamente correcto. Exactamente. El problema de eso ahora... Yo amo a nuestras hermanas, y eso es correcto. Yo pienso que son finas, pero deberían reconocer su lugar.

Y Uds. saben, yo recuerdo cuando solía ser una cosa horrible que nuestras mujeres Pentecostales se pusieran esa “manicura”, Uds. saben, en su cara. Me equivoqué en esa palabra. Siempre me equivoco. ¿Qué...? Maqui-... maquillaje, maquillaje. La manicura es referente a las uñas. ¿Es correcto eso? Yo no sé nada respecto a esas cosas. Pero el maquillaje, solía estar mal para una mujer usar maquillaje. Pero ahora, ellas lo hacen.

Como Uds. saben, un anciano ministro Metodista solía cantar una alabanza: “Dejamos caer las trancas, dejamos caer las trancas, nos comprometimos con el pecado, dejamos caer las trancas, y las ovejas se salieron, pero, ¿cómo entraron los chivos?” Uds. dejaron caer las trancas. Muchas veces, no estos hermanos, pero muchas veces, los predicadores piensan más de un vale de comida, que lo que ellos piensan del Evangelio. Un evangelista sale... ¡Qué lástima!, un evangelista me dijo, un evangelista notable me dijo el otro día, dijo: “Ud. va a arruinar su ministerio”. Yo dije: “Cual-... Cualquier cosa que arruine... Si mi ministerio es arruinado por predicar la verdad, debería ser arruinado”. Eso es correcto. El dijo: “Ud. hará que la gente se enoje, y ellos no le darán nada”. Yo dije: “Yo no les pedí nada a ellos”. Yo dije: “La cosa de esto es que en el Día del Juicio, allá es en donde yo voy a tener que responder”.

Escuche, hermana: únicamente hubo una sola mujer en la Biblia que se haya pintado su cara, y ella no se la pintó para encontrarse con Dios, ella se la pintó para encontrarse con un hombre, y su nombre era Jezabel. Correcto. ¿Sabe Ud. lo que Dios le hizo a ella? El se la dio a los perros para que se la comieran. Así que si Uds. ven a una mujer toda pintada, Uds. le pueden decir: “Cómo está Ud., Sra. ‘Comida de perro’”. Eso es exactamente lo que ella es delante del Señor. ¡Eso es exactamente! “Bueno”, Ud. dice: “Otras mujeres lo hacen”. Pero si Ud. es un cordero, cede todos sus derechos. Dios quiere que Ud. viva como una mujer debería vivir, como una dama debería vivir. Está llegando a tal grado, que... En el tiempo de la guerra, yo fui... Yo era un guardián de caza, y yo iba por el bosque, y estaba allí... me senté allí con un hombre; él era un soldador. Y yo... eran los chistes más sucios que yo he oído. Yo–yo aun estaba avergonzado de estar sentado allí con un montón de hombres. Y así que, ese hombre me miró y él dijo: “¿Está frío allá?” Y yo dije: “Sí, sí está”. Dijo: “¿Eres tú un guardián de caza?” Yo dije: “Sí, señor, lo soy”. Y me vine a dar cuenta que el que estaba sentado allí, a mi lado, era una mujer soldadora, con pantalones de trabajo puestos, grasosos, un par de gafas protectoras sobre su cabeza, recia, bebiendo como un hombre, fumando como un hombre, maldiciendo como un hombre. ¡No fue el propósito de Dios que fuera de esa manera! Dios quiere que una mujer....

Cuando Dios hizo primero al hombre, él lo hizo ambos, varón y hembra en el espíritu. El lo hizo a Su propia imagen, y Dios es Espíritu. Cuando El lo separó a él, y lo puso en carne, El puso el espíritu masculino en un hombre, y el espíritu femenino en una mujer. Y si algo es contrario a eso, hay algo de perversión allí. Eso es exactamente correcto. Cuando Uds. ven a una mujer tratando de actuar como un hombre, hay algo un poquito mal allí. Las células se cruzaron en alguna parte. Correcto. Cuando Uds. ven a un hombre tan afeminado que no predica contra el pecado o nada contra eso, por no herir los sentimientos de alguien, hay un cruce también allí en alguna parte, no únicamente en su nacimiento natural, sino en su nacimiento espiritual. ¡Oh!, lo que nosotros necesitamos hoy día, es que un hombre sea un hombre, y una mujer sea una dama. Fue el propósito de Dios que fuera de esa manera, ¡vístanse diferente! Ud. dice: “Ud. nos está dando una paliza a nosotras las mujeres”. Ahora yo les voy a decir a Uds. tocante al hombre. Cualquier hombre que deja a su esposa fumar cigarrillos, y usar esos pantaloncitos cortos, y actuar así, hay muy poco de hombre en él, a mi opinión. Correcto. Yo tengo mi opinión de un hombre que le permite a su esposa hacer eso. Seguro que la tengo. “Bueno, ¿cuál es el problema?”, Ud. dice. Bueno, hermano, esto es lo que es: un hombre no es medido por su fuerza. “¡Oh!”, dice: “ese tipo es un hombre; él mide seis pies de alto [1.80 m.– Trad.], tiene músculos así de grandes”. Yo he visto a muchos de ellos que pesan doscientas libras [90 kg.–Trad.], y medir seis pies y medio de alto [1.95 m.–Trad.], y ni una onza de hombre en ellos. Arrebatan a un bebé de los brazos de una madre, y la violan. El hombre no es medido... Eso es un bruto. Eso es un bruto, la fuerza lo es. El hombre es medido por el carácter. Nunca ha habido un hombre como Jesucristo, que se compare a lo que era El. Y la Biblia dice: “Mas sin atractivo para que le deseemos”. No parecía un Rey; El era un Hombre de estatura muy pequeña, probablemente de hombros caídos, pequeño de estatura, pero nunca hubo un hombre como El. El hombre es medido por el carácter, no por su fuerza brutal.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top