Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Conferencia Con Dios William Marrion Branham

Conferencia Con Dios MP3 - William Marrion Branham

60-0108

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Cuando estamos esperando una conferencia... En esta noche, deberíamos estar esperando en la conferencia: en lo que Dios decida que va a suceder en esta noche en Tifton. ¿Quién va a creer el reporte? ¿Qué va a suceder en los siguientes dos o tres días en Tifton?

Mientras estas personas subieron al aposento alto... Ciento veinte, con María, y Simón Pedro, y el resto de ellos, subieron al aposento alto; una pequeña escalera que conducía, afuera del templo, a un cuarto viejo de almacén en donde pequeñas lámparas de grasa estaban ardiendo. Pues ellos habían recibido mandato del Señor Jesús: "Quedaos en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos con poder desde lo alto. Yo voy a subir a la Gloria. Y llevaremos a cabo una conferencia, y Yo entonces les diré cómo la Iglesia tiene que ser dirigida".

Y mientras ellos estaban reunidos en un lugar y unánimes, preguntándose qué clase de comisión ellos recibirían, para ir y comisionar a todo el mundo que toda gente debe tener esta Iglesia Cristiana, y el compañerismo que crearía... Mientras ellos estaban congregados en un pequeño lugar no más grande que este aquí, como unas ciento veinte personas, de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados. La conferencia se había llevado a cabo; la decisión había sido hecha.

Hermano, hermana, no me entienda mal. Eso es la–la manera exacta cómo la Iglesia Cristiana la tiene que llevar a cabo, si es una Iglesia Cristiana. La conferencia de Dios lo decidió, y el Espíritu Santo vino en el Día de Pentecostés, y tambaleó tanto a esa gente con el poder de Dios, al grado que ellos se tambalearon como hombres y mujeres ebrios. Esos fueron los resultados de la conferencia.

Después de que ellos habían sido llenos con tanto poder y tanto gozo, Pedro, poniéndose de pie en medio de ellos, dijo: "Estos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día, mas", dijo él, "esto es Escritural. Esto es lo dicho por el profeta Joel". (Yo con frecuencia he hecho esta declaración: si Esto no es Eso, yo simplemente me quedaré con Esto hasta que venga Eso). "Esto es lo dicho por el profeta Joel: y en los postreros días, dice Dios, derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán... sobre Mis siervos y sobre Mis siervas, derramaré de Mi Espíritu... Y daré señales arriba en el cielo y abajo en la tierra... Columnas de humo y vapor".

Sí, hubo una conferencia que se llevó a cabo. Y luego en unos cuantos días (como unos diez días después de eso), ellos iban pasando por una puerta llamada Hermosa, dos hombres: Pedro y Juan. Y allí yacía un hombre quien era inválido, o mejor dicho, él era cojo desde el vientre de su madre. (Y esto prueba que ellos eran predicadores Pentecostales; ellos dijeron: "No tengo plata ni oro"). "Yo no tengo dinero, pero lo que tengo...."

Eso es lo que necesita el Pentecostal hoy: lo que ellos tenían. Eso es lo que falta en la iglesia hoy. No únicamente el Pentecostal, sino el Bautista, y Presbiteriano, y Metodista; eso es lo que nos falta a todos nosotros.

"Lo que tengo te doy; en el Nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda"; tomándole por las manos, él recibió fuerza y empezó a saltar y a alabar a Dios cuando él entró en el templo.

Los Fariseos salieron y dijeron: "Ellos no pueden tener una reunión tal en la ciudad, porque únicamente traería un mal resultado". Así que, ellos los llevaron al tribunal del Sanedrín, y los golpearon sin misericordia, y los pusieron ante el jurado del tribunal del Sanedrín. Y cuando ellos se pararon en el tribunal, ellos dijeron de ellos: "Nosotros vemos que ambos son sin letras y del vulgo" (no tenían una experiencia de ningún seminario), "pero nosotros tuvimos que reconocer que ellos habían estado con Jesús", porque las mismas cosas que hizo Jesús, ellos estaban haciendo. "Tuvimos que reconocer que ellos habían estado con Jesús".

Oh, eso es lo que necesita la iglesia hoy: tal poder que ellos tendrán que reconocer que Uds. han estado con Jesús. Eso es el deseo de mi corazón: de vivir una vida que la gente sepa que Cristo vive en nosotros.

¡Oh, qué hora! Entonces cuando ellos recibieron... dejaron ir... cuando ellos los golpearon y les dijeron que ya no predicaran más en el Nombre de Jesús, ellos los amenazaron y entonces los soltaron. Puestos en libertad, vinieron a su propio grupito. Cuando ellos se reunieron, hombres vinieron de otros lugares, diciendo: "Nosotros sufrimos de igual manera. ¿Qué debemos hacer?" Así que ellos llevaron a cabo una conferencia. Esa es la manera de hacerlo. Eso es estar en sus cabales. "Hemos sido amenazados, y hemos sido ‘esto', y hemos sido golpeados. Llevemos a cabo una conferencia".

Y cuando estaban reunidos, todos ellos se arrodillaron en esta conferencia, y oraron unánimes, y dijeron: "Tú eres Dios; está escrito en las Escrituras: ¿por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas?... Da a Tus siervos todo el denuedo para hablar, y poder para extender la mano de Tu Santo Hijo Jesús, para demostrar señales y prodigios y sanidades".

Y cuando se terminó esa conferencia, vinieron las órdenes, y ellos sacudieron el edificio en donde ellos estaban reunidos, el poder del Espíritu Santo. Y ellos salieron predicando con denuedo la Palabra en todas partes, extendiendo la mano de Jesucristo sobre la gente por fe, y sanando a los enfermos.

Dios quiere hablarlo con nosotros en esta noche. ¿Qué es lo que pasa? Hemos perdido algo en alguna parte, si esas cosas no están todavía en operación. El quiere llevar a cabo una conferencia con nosotros, hablarlo. Ahora, yo estoy aquí para unirme con Uds. en esta conferencia.

Ahora, sólo hay una sola conferencia más de la que me gustaría hablar, justo antes de terminar, y esa es esta: la conferencia del juicio. Uds. pudieran no haber asistido a la O.N.U. Uds. pudieran no haber estado en la Liga de las Naciones y en sus conferencias. Uds. pudieran no haber estado en la conferencia general de las Asambleas de Dios, o la conferencia general de la Iglesia de Dios, o la conferencia general de los Metodistas, o–o la conferencia que sea... Uds. pudieran no haber estado en la de los Cuatro Grandes. Uds. pudieran no haber estado en la de Ginebra. Pero hay una cosa segura: Uds. van a asistir a esta última. Todos vamos a estar allí, y vamos a dar cuenta por todo lo que hemos hecho. Y cuando esta Escritura venga delante de nosotros: "Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos... Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta..." ¿Qué vamos a decir en ese momento?

Oh, alguien pudiera decir esto (me gustaría decir esto a la gente de adentro y a la de afuera), Ud. pudiera decir: "Pero predicador, yo sólo soy un hombre pobre. Dios realmente no me necesita". Oh, El sí lo necesita. Hay un lugarcito en el corazón de Dios, dice la alabanza (y no es mas que una alabanza, sin embargo es verdad), que nadie más puede tomar ese lugar sino Ud. Dios le habla a Ud., es Ud.; Ud. es el único que pudiera llenar ese lugar en el corazón de Dios. El espera en Ud. El quiere hablarlo con Ud. El quiere tener una conferencia con Ud., venir y estar a cuenta antes que Ud. tenga que encontrarse con este juicio, porque en ese entonces va a ser terrible. Y en ese entonces Ud. no puede hablarlo. En ese entonces es muy tarde.

Ud. dice: "Pero yo sólo soy un vagabundo". A mí no me interesa lo que Ud. sea. "Yo soy un borracho; yo soy una–una infa-... una mujer inmoral; yo he hecho mal, predicador; yo–yo he vivido infiel a mis votos matrimoniales, o–o yo he–yo he hecho cosas inmorales; yo he bebido; yo he fumado; yo he apostado; yo he robado; yo he mentido".

A mí no me interesa lo que Ud. haya hecho. Dios lo llamó a Ud., dijo: "Venid, estemos a cuenta. Sus pecados pudieran ser como la grana; como la nieve serán emblanquecidos, si Ud. simplemente viene y nos permite hablarlo un poquito. Nosotros lo necesitamos a Ud."

Hace algún tiempo, había una... en la ciudad... Bueno, sería mejor no decir el nombre, pero había por allí en la calle un anciano vagabundo, parecía ser un holgazán, que fue atropellado por un automóvil. Oh, sus huesos estaban quebrados, y sus brazos quebrados, y su cara toda magullada y la sangre saliéndole. Y él estaba inconsciente. Así que, las autoridades llamaron a la ambulancia y ellos lo llevaron apresuradamente a un cierto hospital grande. Y la sirena de emergencia sonó, y los doctores... El dijo: "¡Es emergencia!; Ud. debe ir rápidamente al pabellón". Y cuando los doctores se juntaron, ellos miraron acostado allí en la... extendido en la mesa, la sangre corriéndole de sus ojos, nariz, boca, y oídos. El anciano parecía estar inconsciente. Ellos lo sacudieron, y lo examinaron por un ratito y dijeron: "¡Oh, qué cosa! Sus piernas están quebradas; sus brazos están quebrados; sus costillas están quebradas". Y dijeron: "Tengamos una pequeña conferencia, hablemos de esto". Durante el tiempo de la conferencia, el anciano volvió en sí. Y los doctores, estando en su conferencia, ellos dijeron: "El no es nada más que un vagabundo. No vale la pena emplear nuestro tiempo atendiéndolo". Y cuando regresaron, dijeron: "Sólo véndanlo".

El anciano se volteó, y él dijo: "Yo sí valgo algo". El dijo: "Dios me amó tanto, a tal grado que El dio a Su Hijo unigénito para que yo pudiera tener Vida Eterna, y de seguro yo valgo unos cuantos minutos de su tiempo. Yo he predicado el Evangelio por cincuenta años en las calles y en todas partes". Dijo: "Yo valgo lo suficiente como para que Uds. compongan mis piernas, y las junten otra vez o algo". Dijo: "Dios me amó, y El dio a Su Hijo por mí, y yo sí valgo algo". Seguro, Ud. tiene una alma que vale diez mil mundos.


Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top