Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

 Como El Águila Que Excita William Marrion Branham

Como El Águila Que Excita MP3 - William Marrion Branham

60-0403

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
El águila, ella construye su nido en lo alto, en las rocas. Ella es como una... ella es como la Iglesia. La Iglesia de Jesucristo, es la Iglesia que está puesta sobre un monte, que da Luz. Está en alto; tiene ambiciones altas. Debería tener inspecciones altas... expectaciones, quise decir. Debería tener expectaciones altas, porque nosotros hemos estado esperando que Dios haga algo. Si Uds. vienen aquí esta tarde diciendo: “Bueno, yo iré. Si yo paso por la fila de oración, qué bueno. Bueno, si El me dice que yo estoy saludable, si el Señor me permite saber, yo...” Oh, no tengan expectaciones como esas. “Pero si El no lo hace, entonces yo no recibiré nada”. Sus expectaciones no son muchas. Vengan a la iglesia esta tarde, si Uds. están enfermos, diciendo: “Yo estoy esperando irme a casa saludable. Yo no me voy a ir hasta que suceda”. Si Uds. no tienen el Espíritu Santo, digan: “Yo me quedaré aquí y me pudriré en este lugar, o recibiré el Espíritu Santo. Yo vengo aquí entre gente con el Espíritu Santo; yo vengo aquí en donde está el Espíritu; yo me quedaré aquí mismo hasta que lo reciba”. Sean como Buddy Robinson cuando él entró en el maizal. El dijo: “Señor, si Tú no me das el Espíritu Santo, cuando Tú regreses a la tierra, vas a encontrar un montón de huesos de Buddy Robinson tirados aquí”. Esa es la manera de hacerlo. Exactamente. Nosotros lo tomamos muy descuidadamente.

Un hombre en una ocasión estaba tratando de buscar a Dios, y cada vez que él decía: “Yo soy salvo”, el diablo le decía: “No, tú no lo estás”. Y un día él clavó una estaca. El dijo: “Satanás, de aquí en adelante, yo apuntaré hacia esta estaca; este es el lugar en donde yo cumplí con los requisitos de Dios, aquí mismo”. Uds. claven su estaca justo al lado de su asiento en esta tarde, diciendo: “Satanás, aquí mismo es donde toda duda se va a quedar, y yo voy a emprender el vuelo con El en esta tarde. Yo voy a aceptar exactamente lo que El me dijo que yo podía hacer”, si Uds. lo creen.

Esta águila, cuando ella está lista para construir su nido, ella se va muy alto a las rocas, y construye su nido en lo alto. Porque ella tiene... Ella quiere proteger a sus polluelos. De esa manera lo hace Dios. El eleva a Su iglesia a un lugar, si Uds. sencillamente lo dejan; sí, El los pondrá a Uds. en un lugar en donde estarán lejos de los buitres de la tierra. Seguramente que El lo hará. Cuán diferente es con la gallina. La gallina también es una ave, pero ella construye su nido allá en alguna parte del corral, en la tierra en donde las comadrejas, y las serpientes, y todo lo demás pueden llevarse a sus pollos. Ella no sabe nada tocante a lo Celestial, sin embargo ella es una ave; quizás es un hermano denominacional, pero está... pero él está–él está en la tierra. El no sabe nada tocante a lo Celestial, a volar alto en algún lugar allá muy arriba en donde está azul y hermoso.

La madre águila, cuando ella hace su nido... Yo las he observado a ellas en muchas ocasiones salir y agarrar los grandes palos, y ponerlos en esas rocas, y jalarlos allá con su gran pico, y sujetarlos, y tomar zarzas espinosas, y sujetarlos con ellas. Y el interior del nido está hecho mayormente de zarzas espinosas, para sujetar en su lugar esos palos grandes que ella llevó allá arriba, pero ella ancla ese nido para que no haya ninguna tormenta que lo pueda derribar.

¡Estoy contento! “Sobre esta Roca Yo edificaré Mi Iglesia y las puertas del infierno no pueden prevalecer contra Ella”. ¿Qué clase de Roca? Una revelación espiritual. “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” “Unos, Elías; otros, Moisés”. “Pero, ¿qué de vosotros?” Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios”. “Bienaventurado, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre. Tú nunca aprendiste esto en un seminario. Tú nunca aprendiste esto por medio de alguien diciéndotelo a ti. Sino Mi Padre que está en los Cielos, te ha revelado esto a ti. Sobre esta Roca edificaré Mi Iglesia, y las puertas del Hades no pueden prevalecer contra ella. Las tormentas de la vida, nunca la sacudirán”.

Esa es la razón que El dijo que El era un Aguila. El edificó el nido. Entonces la madre águila, preparándose para que nazcan sus polluelos, ella sale, y ella toma todo lo que ella puede: hojas blandas; ella las toma con su gran pico y las mete en los rincones y arregla todas las espinas por todos lados para que no pinchen a los polluelos. Ella sale y caza un cordero o un conejo o algo, se come la carne, y entonces toma el–el pelo, el pelaje de él, y cubre todo el nido. ¡Oh!, ella lo hace muy hermoso para sus polluelos que están por venir. De esa manera lo hace también Jehová Aguila. El lo arregla todo bien. ¡Oh, hermanos!, cuando nace el nuevo bebé, bueno, en el Reino de Dios, él sólo... El piensa que él puede caminar, pero siempre se está golpeando y corriendo por todos lados; pero él está teniendo un buen momento. El está en el nido en donde está todo cubierto de plumas, como Uds. saben. Las peq-... Las caídas no duelen. Y así que, de esa manera lo hace la madre Jehová Aguila. Ella arregla su nido muy blando y hermoso para sus polluelos que van a nacer.

Después de un tiempo vienen los huevos. Salen los aguiluchos, y ella baja, ella y papá águila, y ellos alimentan a todos sus polluelos hasta que ellos llegan a ser de un buen tamaño. Entonces cuando ellos llegan a un cierto tamaño... Ahora, la mamá águila va a estar segura que esos aguiluchos de ninguna manera vayan a ser como las gallinas. Correcto. Ella no quiere que estén ligados a la tierra. Ellos son águilas, y ella sabe que son águilas. De esa manera lo hace Jehová Aguila. El no nos quiere como gallinas, gallinas de corral. El quiere que seamos aguiluchos, allá en el Cielo, la naturaleza de nosotros es de estar allá arriba en donde somos libres. “A quién el Hijo ha hecho libre, es verdaderamente libre”. Allá, los quiere allá arriba.

Así que en unos cuantos días... Las he observado en muchas ocasiones. Unos cuantos días antes que llegue el tiempo de la agitación del nido, la madre águila se sube allá al lado de ese nido. Yo me he acostado allí muchas veces en el sol cálido observándolas, y llorar como un bebé. Ver a esa grande águila madre... Ellas son grandes. La madre águila es más grande que el padre águila. Algunas de ellas, con sus alas extendidas de punta a punta, miden catorce pies [4.2 m.–Trad.]. Y ella se sube allá; camina pavoneándose sobre ese nido de esa manera, y ella se acerca a estos polluelos; ella extiende sus enormes alas y grita. Y cuando ella grita, algunas veces los aguiluchos caen en sus espaldas. Ella quiere que ellos hagan eso. Eso es lo que ella quiere que ellos hagan. Entonces ellos se levantan. Y ella grita. ¿Por qué? Ella los está instruyendo a su voz. “Y Mis ovejas conocen Mi Voz”. Ella quiere que ellos sepan lo que es cuando llega el “tiempo de gritar”. Y ella está gritando. ¡Oh, hermanos! “Yo quiero que Uds. capten cada tono de mi voz”, ella dice. “Porque hay muchas aves que se alimentan de carroña. Yo quiero que Uds. sepan que son águilas. Y yo quiero que Uds. conozcan la voz de águila”. ¡Amén! ¡Aleluya! “Yo quiero que Uds. sepan cómo es el sonido de un águila”. Y luego ella extiende sus grandes alas, dice: “Miren aquí, me estoy preparando para darles su primer vuelo a solas. Pero primero quiero que Uds. miren cuán grande soy yo”. ¡Oh, cuán dulce es! Quizás algunas veces las enfermedades nos encaman, quizás algo más, para que podamos mirar hacia arriba y tomar esas dos grandes Alas de Jehová, el Antiguo y el Nuevo Testamento, y decir: “¡Cuán grande eres Tú! ¡Cuán grande eres Tú, Señor!”

Escucha también el Mensaje ¿Crees tu esto?

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top