Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Un Profeta Como Moisés William Marrion Branham

 Un Profeta Como Moisés MP3 - William Marrion Branham

59-1120
Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Ahora, yo no soy un predicador. Yo no tengo ninguna educación. Yo no pudiera tomar el lugar de ellos. Ellos son maestros, pastores, y demás. Pero el Señor me dio un don de discernimiento, un don de profecía, que más o menos ha estado desde que yo era un niñito, y me envió... En vez de tener mi conocimiento de la Biblia... esa es la razón que yo no predico doctrina entre Uds. Pueda que yo no conozca lo bastante acerca de ello. Yo sé que soy salvo, y puedo decirles cómo fui salvo. Entonces pregúntenle a su pastor el resto de ello. Y yo sé que El sana, y yo sé que El llena con el Espíritu Santo. Yo he sido testigo de todas esas cosas. Y eso es lo que puedo verdaderamente decirles a Uds. que es la verdad. Y Uds. reciban tanto así, y luego su pastor lo llevará de allí en adelante.

Ahora, aquí hay personas en esta fila de oración. Hasta donde yo sé, cada una de ellas son desconocidas para mí. ¿Cuántos hay en este edificio que saben que yo no los conozco, o no sé nada acerca de Uds., como sus problemas, enfermedades, o lo que sea?, levanten sus manos; por todo el edificio, por dondequiera. Bueno, creo que es casi cien por ciento. Bueno, entonces yo no los conozco. Ahora, ¿qué es un milagro? Un milagro es algo que no puede ser explicado. ¿Es correcto eso? Es algo que nosotros no podemos explicar. La ciencia no puede probarlo.

Así que entonces, si Jesucristo, de quien predicamos en esta noche, y de los apóstoles en la barca hablando de lo que El hizo... y El prometió a Su Iglesia que estas señales estarían en la Iglesia hasta que El viniera otra vez. Entonces si El está en Su Iglesia, y nosotros verdaderamente representamos Su Iglesia, como varias denominaciones, pero Su Iglesia, entonces El hará en esta noche entre nosotros lo mismo que El hizo en aquel entonces. ¿Es correcto eso? Nunca me ha... [Porción no grabada en la cinta–Ed.]. El nunca me ha preguntado acerca de alguna denominación. El les dirá de qué denominación son ellos y demás, pero El nunca dice que están mal o que están bien. ¿Lo han oído Uds. alguna vez? Nunca, no. Ud. es un creyente. Si Ud. es un creyente, Ud. es un creyente. Si Ud. no es un creyente, simplemente no es un creyente. Así que eso es lo que Dios pide, es si Ud. es un creyente o no. [Porción no grabada en la cinta–Ed.].... "será salvo, el que no creyere será condenado".

Ahora, vamos a llamar esta fila de oración. Creo que cada uno de ellos levantó su mano, que eran desconocidos. Ahora, si el Espíritu Santo obrara a través de estas personas y en Uds. allá que no tienen sus tarjetas de oración, o lo que fuera, y revelara aquí igual como... [Porción no grabada en la cinta–Ed.]. acerca de nuestro sermón en esta noche, ¿cuántos creerán en El, y lo aceptarán, y dirán que es la verdad, y se irán creyendo?, veamos sus corazones hacia Dios. El Señor los bendiga.

Padre, en Tus manos ahora encomendamos este servicio. No hay un hombre sobre la faz de la tierra, Señor, ninguno de nosotros pudiera hacer esto. Serás Tú. Así que, como nosotros hemos hablado de que los profetas de antaño estaban tan ungidos bajo ese sacrificio, que ellos vieron visiones... Y Jesús mismo dijo: "No soy Yo el que hace las obras; es Mi Padre que mora en Mí. Yo siempre hago lo que le agrada a El. De cierto os digo: Yo no puedo hacer nada de Mí mismo, sino lo que Yo veo hacer al Padre; eso también hace el Hijo". Permite que sea en esta noche, Señor, que ellos vean las obras de Dios manifestadas por medio de Su Iglesia. Y que nos sometamos y estemos tan consagrados a Ti, que nuestros espíritus clamen y hablen las palabras que Tú tendrás para que nosotros hablemos. Pedimos esto para Tu gloria. Y que cada pecador, cada incrédulo, sea salvo en esta noche y consagrado a Ti por causa de ello, y que toda persona enferma sea sanada, en el Nombre de Jesús. Amén.

Muy bien, en dondequiera que Uds. quieran sentarse, hermanos, está bien. Si quieren pasar aquí adelante. Ahora, yo quiero que Uds. sean tan reverentes como puedan. Estén muy quietos, escuchen, y sólo conságrense a Dios.

Ahora, sólo recuerden esto: si el Espíritu Santo viniera aquí e hiciera estas cosas, bueno, entonces Uds. querrían estar listos para recibirlo, ¿es verdad eso? ¿Está eso en sus corazones? ¿Es eso lo que Uds. quieren? ¿Quieren Uds. a Cristo en su vida? Entonces la Palabra sencilla nos enseña cómo hacerlo. Créanlo; acéptenlo; y entonces será así.

Ahora, cualquiera aquí sabría que no hay poder en un hombre que sería capaz de obrar en este hombre, lo que yo acabo de leer en esta noche en la Palabra, a menos que Dios mismo viniera y lo hiciera. Ahora, no se olviden de la lección a medida que continuamos. Los discípulos se habían olvidado, dice la Biblia; sus corazones estaban endurecidos y ellos se olvidaron de los pescados y de los panes. Ahora, si Uds. están en necesidad, no se les olvide el sermón. Recuerden que en esta noche El permanece Cristo, así como lo era en aquel entonces.

Ahora, en nuestro mensaje de esta noche encontramos al apóstol Pedro (a quien lo conocemos así hoy, pues su nombre era Simón, llamado Pedro, "pequeña piedra", por Jesús), que encontró a un Hombre, se encontró con El, y le habló a él y le dijo de sus condiciones, le dijo su nombre, y demás, y él le creyó a El, ¿es correcto eso? Le dijo a la mujer en el pozo de sus pecados; ella creyó en El. Le dijo de las diferentes cosas que... las enfermedades que tenía el pueblo, y ellos fueron sanados por su fe. ¿Es correcto eso? Porque Jesús les dijo. Y ya al fin, Sus discípulos, finalmente sus ojos fueron abiertos, y dijeron: "Ahora creemos que Tú sabes todas las cosas, y ahora por esto creemos que Tú eres El".

Jesús dijo: "¿Creen Uds. ahora?" Después de todo ese tiempo de caminar con El y cosas, les fue impedido verlo.

Yo creo que Ud. levantó su mano, señor, que somos desconocidos uno del otro. Sí, señor, lo somos. Muy bien. Ahora, este hombre parado aquí es un desconocido para mí, y yo soy un desconocido para él. Nunca nos hemos conocido en nuestras vidas; esta es nuestra primera vez. La única cosa, alguien, Gene, Leo, Billy, o alguno de ellos, le dio una tarjeta de oración; su número fue llamado, y él ahora está aquí en la plataforma. Ahora, yo no sé por qué él está aquí. Sé tanto de ello, como lo supiera un perfecto desconocido. Yo no sé. Dios sí sabe. Todos admitimos eso, que Dios lo sabe. Y luego si Dios quiere... Si yo solamente puedo rendirme lo bastante a Dios para permitir que El que le hable a este hombre a través de mí, será como el mismo Espíritu... No fue David cuando él clamó: "Mi Dios, ¿por qué me has desamparado?" Era Cristo clamando a través de David: "¿Por qué me has desamparado?" ¿Entienden Uds. eso?

Ahora, ¿cuántos hay aquí que nunca antes han estado en unas de mis reuniones?, ¿levantarían sus manos, los que nunca antes han estado en la reunión? Muchas manos. El Señor los bendiga. Estoy confiando que esto será convincente para Uds. Y si están aquí por primera vez y tienen necesidad de Dios, hagan como hizo la mujer, dijo... Ella se abrió paso entre la multitud y tocó el borde de Su manto. Ahora, Uds. pueden tocar Su manto en esta noche. ¿Creen Uds. eso? Uds. pueden tocar Su manto, porque "El es un Sumo Sacerdote (en estos momentos), que puede compadecerse de nuestras debilidades. ¿Es correcto eso? Bueno, si El entonces es el Sumo Sacerdote, el mismo Sumo Sacerdote, El actuará de la misma manera que actuó cuando estaba aquí en la tierra, si El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. ¿Es correcto eso? El actuará de la misma manera. Así que Uds. sin una tarjeta de oración, miren en esta dirección y crean con todo su corazón.

Ahora, señor, sólo para hablar con Ud. Yo nunca lo conocí, no lo conozco, pero el Señor Jesús nos conoce a ambos. Y estamos aquí con un propósito de tratar de traer a Cristo a todos nosotros. Si yo pudiera hacer algo por Ud. y no lo hiciera, yo sería un hombre cruel. Pero si yo pudiera hacer algo y no lo hiciera, yo sería cruel; pero si yo pudiera yo lo haría. Y la única cosa que yo puedo hacer, por un don Divino, es sólo someterme a El y ver lo que El le diría a Ud. Entonces es Su bondad obrando a través de mí sólo como Su siervo, por el cual propósito El me llamó.

El hombre está sombreado de muerte. Ud. tiene cáncer; Ud. sabe eso. El cáncer está en los pulmones. Correcto. Sólo un tiempecito más, a menos que Dios lo ayude, será su fin. Ahora, El es bueno, para que yo sepa eso, que El me haya dicho eso; hace Su Palabra verdad, ¿qué no? [El hombre dice: "Sí la hace"–Ed.]. Sí la hace; hace Su Palabra verdad. Yo quiero preguntarle a Ud. algo. ¿Lo aceptará a El ahora como su Salvador personal? ["Lo aceptaré"]. Ud. es un pecador. ["Eso es correcto"]. Y Ud. lo necesita a El como su Salvador, porque una oscuridad más densa que ese cáncer está suspendida sobre Ud. Y yo quiero quitar esa sombra de entre nosotros. ¿Lo acepta a El ahora como su Salvador, como su Salvador? Levante su mano a El, si Ud. lo aceptará a El. Ud. viene aquí de Sacramento. Eso es correcto, ¿no es así? ¿Cree Ud. que Dios sabe quién es Ud.? ["Sí"]. Señor Keith ["sí"], regrese ahora a casa y sea sano. Ud. es salvo de su muerte y que Dios sea con Ud., mi hermano.

¿Cree Ud. en el Señor? Ahora, no permita que se le pase eso. Sólo respire de El. "Señor, envíame Tu bondad; permíteme estar Contigo, Señor". Jesús salva y Jesús sana. ¿Lo cree Ud.? Ahora, no permita ahora que el mensaje en la pequeña barca se aparte de Ud.; no permita que su corazón se endurezca. ¿Muy bien?

Muy bien, señora. La... hubo una mujer que vino a nuestro Señor. Y El habló con ella por un ratito y encontró cuales eran sus problemas. Y si Ud. se acercara a El en esta noche, si El estuviera aquí en la tierra en un cuerpo de carne, y Ud. se acercara a El y hablara con El un ratito, El sabría exactamente sus problemas, al igual que supo los problemas de ella. Y El podría decirle a Ud. sus problemas. Pero si Ud. está enfermo, El no pudiera sanarlo a menos que Ud. lo creyera. Eso sería una señal que El estaba allí. Ahora, El dijo: "Un poquito y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis". Ahora, ¿cómo lo expresará El? "Yo estaré con vosotros, en vosotros".

Ahora, si yo verdaderamente lo he representado a El por Su Palabra, entonces El confirmará que lo que yo he dicho está correcto. Entonces El le dirá a Ud. sus problemas, sólo usará mis labios. Eso es todo lo que es. No soy yo; tendría que ser El, porque yo no la conozco a Ud.

Ud. está extremadamente nerviosa. [La señora dice: "Sí"–Ed.]. Y luego por medio del examen muestra que Ud. tiene un problema de riñón. ["Sí. Amén"]. Y Ud. también tiene problema con la vejiga. ["Sí"]. Eso es verdad. Yo veo aparecer dos niños enfermos. ["Sí"]. Ud. está orando por ellos; ha estado orando por ellos por algún tiempo. ["Sí"]. Si Jesús tomara mi voz y hablara el problema de esos niños, ¿le creerá Ud. a El ["sí"] por la sanidad de ellos? Uno de ellos tiene anemia. ["Sí"]. Y el otro tiene algo mal con los ojos. Ha tenido una operación de sus ojos ["sí"], y está ahora programado para otra operación ["sí"] de sus ojos. ["Alabado el Señor"]. ¿Cree Ud.? ["Sí"]. Entonces vaya y reciba su sanidad para Ud. y sus hijos en el Nombre del Señor Jesús.

Sólo tengan fe. Sólo abran sus corazones ahora en adoración, y créanle a El, y recíbanle a El.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top