Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Estrecha Es La Puerta William Marrion Branham Mensajes

Estrecha Es La Puerta MP3 - William Marrion Branham

59-0301m

Cita del Mensaje de William Marrion Branham:
Pero antes de que hagamos esto, me gustaría darles un pequeño testimonio, que pudiera beneficiarles, a mí me benefició. Nosotros fuimos en un viaje de pesca por tres días, Leo y Gene y yo, y mi hijo Billy Paul y su esposa, con un amigo que viene aquí al tabernáculo, de allá de Georgia. Y ellos nos llevaron a un pantano, por ahora yo no sé dónde era, cerca de Okeechobee o algo así, yo no sé el nombre que los Indios Seminoles le pusieron. Pero, sin embargo, estábamos muchas millas adentro.

Y el Hermano Evans, su hermano es un pecador. Y él es un gran pescador, y él había estado en los pantanos hace unos cuantos meses. Y ellos tienen allá lo que llaman “Cascabel Terrestre”, y la Cascabel Terrestre lo mordió, y él apenas vivió. Su pantorrilla se le hinchó y lo llevaron con los doctores y le pusieron inyecciones. Esas cosas son mortales. Y ellos también tienen muchas mocasines de agua allá, mocasines de agua, mocasines [Serpientes venenosas de la familia de los crotálidos.--Traductor], cocodrilos que miden hasta veinte pies [Seis metros.--Traductor].
Y mientras estábamos pescando allí, yo había pescado un gran Róbalo. Oh, fue un día de--de descanso. Y él era tan grande que yo no podía sacarlo del agua, y él enderezó el anzuelo y se fue, o él mismo se zafó. Y pescamos muchos róbalos, como ciento cuarenta libras de róbalo. Y ellos, algunos de ellos pesaban varias libras, y de cuatro a siete, hasta ocho libras [Como tres kilos y medio.--Traductor]. Y yo pesqué a este grande, y él se soltó.

Y yo tiré de nuevo, y yo--yo pesqué otro, como de seis, siete libras [Poco más de tres kilos.--Traductor]. Y yo tenía una caña larga que tenía que mantenerla arriba de los lirios. Y el Hermano Evans había...Nosotros estábamos todos mojados por andar en el agua, porque sólo son pantanos. Y él se había quitado sus zapatos y se había enrollado sus pantalones, y estaba sentado sobre un lugarcito seco, queriendo secar su ropa. Y él vio a este enorme pez revolcándose entre las matas, y yo caminaba entre el agua hacia él. El dijo: “Espere un minuto, Hermano Branham, yo se lo agarraré”. Y él corrió hacia allá. Y yo lo había jalado, pensando que el pez estaba ya para morirse, tirado allí entre las matas. Y él corrió para levantarlo. Y cuando lo hizo, él gritó, y se regresó. Una Cascabel lo mordió.

Y nosotros lo miramos, y allí tenía los hoyos de los colmillos en su pie donde esa Cascabel lo había mordido, y le estaba doliendo tanto que tenía lágrimas en sus ojos. Dijo que sentía como que sus huesos se le estaban paralizando. Y allá estábamos, a muchas millas dentro del pantano. El es un hombre grande para tener que cargarlo. Y cuando una víbora lo muerde, uno se pone tan enfermo en pocos minutos que casi está al borde de la muerte. Y Leo estaba parado ahí. Y algo vino a mi mente: “¡Tú todavía eres Dios!” Y cuando él estaba sosteniendo su pie y agarrándoselo, y allí tenía esos dos hoyos donde la Cascabel lo había mordido, yo puse mis manos en ese lugar y dije: “Señor, está escrito en Tu Palabra: ‘Que hollarán cabezas de serpientes y escorpiones, y nada les podrá dañar en ninguna manera’”. Y en ese mismo instante, todo dolor se fue de su pie. Se puso sus zapatos y pescó todo el día.

Llegó esa noche y les contó lo que pasó, ellos dijeron: “Es mejor que tú vayas con el doctor”.
El dijo: “Si Dios me ha protegido hasta aquí, El tendrá cuidado de mí en lo que resta del camino”. Nosotros pescamos tres días, no tuvo ningún mal efecto.

Dios todavía es Dios. El cumple toda promesa. Y de todo mi ministerio, esa fue la primera vez que yo he visto a Dios venir por causa de una mordedura de víbora, debido a que fue la primera vez que yo he tenido la oportunidad de orar por alguien que haya sido mordido por una víbora. Eso sólo es para hacernos saber que El cumple todas Sus promesas, y Sus Palabras son buenas y verdaderas. Amén.


Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top