Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

La Iglesia Y Su Condición PDF

  La Iglesia Y Su Condición PDF - William Marrion Branham 

SPN 56-0805
 Uds. no podrían amar nada que no fuera de su propia naturaleza. Lo amoroso tiene que unirse con el amor. Un esposo y una esposa tienen que amarse el uno al otro, si alguna vez van a llegar a un nivel. La familia tiene que amarse el uno al otro, si alguna vez van a llegar a un nivel. ¡Algo para ser amado! Uno busca por dondequiera, encontrando una muchacha para que sea su esposa a la cual uno ama. Ella busca, encontrando un esposo que ella pudiera amar.

Dios busca, tratando de encontrar un alma que El pueda amar. Así que, El se representó aquí en la tierra como una mansa Paloma y un manso Cordero. Si ese Cordero hubiera en un momento tomado alguna vez la naturaleza de un lobo gruñidor, esa Paloma hubiera alzado Su vuelo inmediatamente, ella se hubiera ido.

Pero el--el--el cordero, no tiene una gran mentalidad de sí mismo. Un cordero es una cosa, que cuando está perdido, está perdido sin esperanza. Una oveja no puede encontrar su camino de regreso. Esa es la razón por la cual la cabra la guía a su muerte. No puede encontrar su camino, una oveja que está perdida. Esa es la razón por la cual Dios nos comparó con ovejas. Cuando estamos perdidos, estamos perdidos. No hay manera de que nosotros mismos nos podamos encontrar. Y sólo hay una manera de hacerlo, eso es, someternos al Pastor del rebaño, y El es el que guía.

Ahora, mientras me fijo en este Cordero y la oveja juntos...el Cordero y la Paloma, mejor dicho, juntos, ellos se hicieron uno. Entonces observen cómo la Paloma guió al Cordero, el Hijo de Dios. Qué manso era El, sabiendo que El iba al matadero. Qué manso era El, que siempre no tratara de hacerlo El mismo, que no tratara de ser autosuficiente. El dijo: “Yo no hago nada hasta que el Padre me muestra primero, y el Padre mora en Mí”.

Ahora, otra cosa que es el cordero, el cordero está dispuesto a rendir sus derechos. Ahora, Dios quiere que seamos corderos, pero hay tantas ocasiones en las que no queremos rendir nuestros derechos, renunciar a nuestros derechos. Tantos de Uds. dicen: “Pues, yo tengo derechos, Hermano Branham”. Eso es verdad, ¿pero están dispuestos a renunciar a sus derechos? ¿Están dispuestos a ceder sus derechos, para que Dios pueda guiarlos? Eso es lo que pasa con nuestras iglesias hoy en día, en la gran mayoría, que la mansedumbre del Cordero de Dios... Nosotros deberíamos ser corderos, hemos llegado a ser todo lo demás excepto corderos. Y esa es la razón de que, tan pronto tomamos esa actitud, la Paloma del Espíritu Santo alza Su vuelo y se va.

Si el Cordero de Dios hubiera dado el primer gruñido como un lobo, o hubiera hecho algo contrario a lo que la mansa Paloma hubiera permitido, la Paloma hubiera alzado Su vuelo. Ella hubiera partido en un momento.

Y esa es la razón hoy de que estemos preguntándonos: “¿Qué pasa con la iglesia Pentecostal?” Es porque hemos tomado una naturaleza diferente. Hemos tomado una naturaleza que: “Queremos nuestros derechos. Vamos a hacer lo que sabemos que es correcto hacer”. Y nos volvimos arrogantes. Nos volvimos hostiles. Nos volvimos indiferentes. Permitimos que entre el mal genio. Permitimos que entre el egoísmo.

Un cordero, cuando llega el tiempo...El posee su propia lana, ese es su derecho. El posee su lana, pero ellos toman al cordero y lo tiran encima de los mataderos, y amarran sus pies. El nunca patea, él nunca se queja. Uno simplemente le quita sus derechos, porque él es un cordero. El no puede hacer nada más, porque esa es su naturaleza. Pero crúcense una vez en el camino de un Cristiano, Uds. se darán cuenta si él es un cordero o una cabra. Uds. se darán cuenta qué es él, háganlo enojar una vez. Y esa es la razón hoy de que nuestras iglesias están en la condición en la que están.

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top