Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

El Agua De Separación

 El Agua De Separación MP3 - William Marrion Branham

55-0121
Cita del Mensaje de William Marrion Branham
...Fíjense en ellos ahora: la madera de cedro, el hisopo y la grana, estaban incluidos allí. Así que el cedro, la grana, y el hisopo todos eran echados juntos, con lo cual podemos ver que la dispensación, Padre, Hijo, y Espíritu Santo, todo estaba en uno, y lo demás, si tuviéramos tiempo para entrar en ello. Pero se está haciendo tarde y yo no tengo el tiempo. Fíjense. Sólo hablando de ello en las tres dispensaciones, lo pudiéramos llevar a través del Antiguo Testamento y a través de las siete edades de la iglesia como los siete rociamientos y demás. Mirando a través de esas franjas de sangre allí, las siete franjas diferentes representan las siete edades de la iglesia: Israel natural y la Iglesia gentil en lo espiritual, las siete edades de la iglesia, exactamente de la misma manera. E-e Israel tuvo siete edades de la iglesia. Allí en lo mejor de su esplendor vino Acab y se casó con esa idólatra e introdujo a una idólatra y causó idolatría en Israel. La iglesia Cristiana hizo la misma cosa en las edades oscuras; entró y se casó dentro de la misma cosa, e introdujo idolatría en la iglesia Cristiana otra vez. ¿Ven? Exactamente perfecto, en su edad de en medio.

Ahora, yo quiero entonces que Uds. se fijen rápidamente, que todo ese hisopo, cedro y demás, eran echados juntos con la becerra roja y eran quemados y hacían una agua de separación, para que cuando una persona impura una que fuera manchada, viniera y pasara a través de el agua de separación, la cual la separaba de sus inmundicias y la hacía santa, para entrar en compañerismo otra vez con el resto de la congregación. ¡Oh, qué cuadro tan hermoso es esa separación! El agua de separación separaba a los culpables y los hacía santos y los regresaba otra vez al compañerismo. La Sangre de Jesucristo nos limpia de toda injusticia y nos hace santos y nos mete de nuevo en compañerismo otra vez con el Padre. ¿Ven? Hermoso, ¿no lo es?

Fíjense, miren, ¿de qué era tipo el agua de separación? El agua de separación era el tipo de la Palabra de Dios, la Palabra. Ahora, yo creo que está allí en Efesios, en el capítulo 5 que dice: “Para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la Palabra” (¿ven?), en el lavamiento del agua de separación por la Palabra. Y “en el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios... Y la Palabra fue hecha carne, y habitó entre nosotros”, y llegó a ser (¿lo ven Uds.?) el agua de separación. ¡Amén! Y todo por lo que Cristo murió y prometió en Su Palabra, es de Uds. tan libremente como el agua corre. Pues si Uds.–si Uds. tienen pecado, apliquen la Palabra. Es el agua de separación.

Ahora, el agua de separación los separa a Uds. del pecado. Si Uds. están desanimados, apliquen el agua de la Palabra. Y si Uds. están enfermos, apliquen el agua de la Palabra. Porque nos separa de las enfermedades; nos separa del pecado; nos separa del desánimo; nos separa de todo atributo que el pecado produjo. ¡Oh, yo lo amo! Porque El nos ha lavado y limpiado a través del lavamiento del agua por la Palabra y nos separó para Sí mismo, un pueblo creyente apartado del mundo para creer en el Señor Jesucristo, para que El mismo se pudiera manifestar al mundo exterior por medio del Espíritu Santo obrando a través del interior de la célula de Sangre. Oh, yo espero que Uds. lo vean. La célula de Sangre fue rota en el Calvario. La vida estaba dentro de la célula. Y entonces rompió la célula; Cristo El mismo primero la rompió, entrando en el vientre de una virgen, y creando alrededor de El mismo una célula, una célula de Sangre que se multiplicó en muchas células y produjo el Hijo, Cristo Jesús. Y en el Calvario esa célula de Sangre fue rota por una lanza romana pecaminosa cuando le abrió el costado atravesándole el corazón.

Allí en medio del corazón hay un lugarcito en un ser humano que no está en un animal, un lugarcito allí adentro el cual es... ellos piensan que es el alma del hombre. No hay célula de sangre allí, ni nada. Y allí adentro está el alma humana. Y Cristo atravesado con una lanza allí, para que la célula de Sangre al ser así atravesada, liberara la célula de Sangre, y pusiera en libertad al Espíritu Santo para que Dios llamara a través de allí y trajera creyentes por medio de la célula de Sangre en compañerismo con El mismo otra vez (¡oh, hermanos!), a través del lavamiento del agua por la Palabra. ¿Qué lo hace? “Fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios”. Y nosotros aceptamos la Palabra y creemos la Palabra, que El fue herido por nuestras rebeliones...

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top