Mensaje de la Hora

William Marrion Branham Profeta y Mensajero

Noticias Branham

Secciones Branham

Mensajes Mp3 William Branham

Mensajes PDF William Branham

Videos William Branham

Testimonios

Hablado Para Hoy

Una Hermana que habla español recibió su sanidad escuchando una cinta.
Cada vez hay menos tiempo, y nosotros estamos viendo más y más de las profecías del Hermano Branham cumpliéndose: autos sin chofer, inmoralidad y perversión en aumento, crisis mundial monetaria, la creciente influencia del papa sobre los sistemas religiosos, los Estados Unidos abandonando a Israel, son muchas cosas. Pero tan cierto como el mundo se cae a pedazos, ¡la Novia se está preparando Ella misma!

Además de las grandes cosas que vemos, Dios también está haciendo cositas para los individuos. A medida que escuchamos las cintas, piensen en esto: Dios sabe todas las cosas. Él sabía que nosotros estaríamos escuchando la voz del profeta décadas después de haber sido grabada. En Su conocimiento omnisciente, ¿no tiene sentido que Él guiaría a Su profeta a decir cosas que son directamente para una circunstancia en especial, años más tarde? La Biblia fue escrita de esa manera, y así como la Biblia, el Mensaje del profeta es hablado en el mismo Espíritu. ¡SÍ! El Hermano Branham dijo cosas que son directamente para cada uno de nosotros ¡HOY!

Esta Hermana que habla español estaba escuchando un sermón traducido y por poco se le pasa lo que el Señor tenía para ella. No obstante, aunque ella no pensó que eso tenía que ver con su situación, Dios de todas maneras honró las palabras de Su profeta y le dio a la hermana su sanidad.
Dios les bendiga hermanos, ya he testificado, pero por este medio se me facilita compartir con ustedes para gloria del Señor. Yo ya tenía más de 2 años sintiéndome muy mal, decidí ir al doctor. Tenía la presión alta. De un año para acá estuve con medicamentos, no mejoraba, me fueron aumentando la dosis. Hace aproximadamente 3 meses yo ya dependía totalmente de la medicina, el doctor me dijo que era peligroso dejarla, eso tenía que ser de por vida. Pero un buen día como siempre, escuchando al profeta, de repente escuché (Sra. usted ya no tiene la presión alta) no me detuve de mis labores, no pensé que fuera para mí, pero en la noche siempre me tomo la presión y estaba normal. “Qué raro” pensé, porque a pesar de las pastillas que tomaba la traía un poco alta. Dentro de mí sonaba la voz del profeta (Sra. usted ya no tiene la presión alta). ¡Qué pena con El Señor! Pasaron 2 días y yo igual de desentendida, volvía a sonar la voz del profeta “Sra. usted ya no tiene la presión alta”. Por fin el Señor abrió mi entendimiento y dije: ¡¡sí, Dios, gracias, perdóname por ser tan lenta para entender!! Dejé las pastillas desde hace meces y estoy bien de mi presión. (¡¡Gloria a Dios!!)
Gracias a todos mis hermanos que han orado por mi salud. Yo sigo esperando más milagros, necesito seguir creyendo, por favor sigan orando por mí, yo oro por ustedes. Dios les bendiga.
La Hermana Irma

Dios en Nosotros

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Dejanos un comentario




Top